La plataforma, una de las líderes de crowdfunding a nivel global, lo hará en asociación con la mexicana Fondeadora.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -La estadounidense Kickstarter, una de las plataformas de fondeo colectivo (crowdfunding) más importantes a nivel mundial, arribará a México en las primeras semanas de noviembre.

La llegada se da debido a una alianza y un acuerdo comercial suscrito con la mexicana Fondeadora, de Norman Müller y René Serrano, quienes desde meses atrás sostuvieron reuniones con la compañía de Perry Chen, con base en Nueva York, para concretar el lanzamiento.

“Realmente México no estaba en sus prioridades, hasta que pudieron ver que aquí hay un buen mercado, que ya está comenzando a ser educado en el potencial del crowdfunding”, dijo a Expansión el co fundador del fondo de capital emprendedor ALL Venture Partners y socio de Fondeadora, Fernando Lelo de Larrea.

La unión de fuerzas consiste, por un lado, en promover el crecimiento de la industria del fondeo colectivo en México y, por otra parte, la canalización de los proyectos.

A partir de noviembre, Fondeadora concentrará únicamente los proyectos sociales, mientras que los creativos serán financiados a través de Kickstarter México.

Desde este lunes, en su página web, Fondeadora permitirá subir proyectos que se publicarán el día del lanzamiento oficial del sitio Kickstarter México, programado para el 17 de noviembre. “Esto quiere decir que nuestra comunidad se podrá apalancar del tamaño global que tiene Kickstarter”, dijo Lelo de Larrea.

En cuanto a la infraestructura de ambas plataformas, estas no se combinarán. “De hecho, vamos a estar juntos físicamente y somos parte del mismo equipo, solo que con dos plataformas para promover unos y otros proyectos”, agregó.

¿Qué hay del modelo de negocio?

Los pormenores de la asociación de Fondeadora con Kickstarter en cuánto a comisiones,equity, márgenes de ganancia y beneficios para los creativos y aportantes de ambas plataformas serán dados a conocer en una rueda de prensa el próximo 25 de octubre.

Sin embargo, “todo lo referente a comisiones lo vamos a definir cuando lancemos, pero la idea es homologarnos lo más posible a los métodos y prácticas de Kickstarter”, adelantó Lelo de Larrea a Expansión.

Actualmente, Fondeadora opera con un margen de comisiones del 6.5%, mientras que el de Kickstarter va del tres al 5%.

La homologación abarcaría también la uniformidad en cuestión de montos, aportaciones, recompensas – la base de ambas plataformas- planes de comunicación y seguimiento con los inversores, así como la seguridad del dinero que los inversionistas entregan a los creadores de los proyectos.

Respecto a este último punto, Expansión contactó a la Asociación de Plataformas de Financiamiento Colectivo (Afico) para conocer cómo Kickstarter podría aportar en la mejora de seguridad de Fondeadora.

Esto, a fin de evitar que los emprendedores hagan mal uso del dinero recaudado, como le ocurrió recientemente con el caso de Foodies. Sin embargo, la Afico se negó a responder dicha solicitud.

Creada en 2011, Fondeadora es una de las plataformas más conocidas de México que hasta el momento suma 182 millones de pesos (mdp) en montos recaudados, 1,942 proyectos fondeados exitosamente y poco más de 160,000 aportantes.

Por su parte, Kickstarter, lanzada en abril de 2009, suma 2,700 millones de dólares (mdd) de recaudación, 113,229 proyectos exitosos de parte de 12 millones de aportantes.

“Es una marca con una credibilidad internacional muy fuerte. Más allá de los acuerdos económicos, el gran potencial de este acuerdo está en hacer más fuerte la comunidad de crowdfunding para los creadores de proyectos que busquen mejorar el país”, dijo Lelo de Larrea.

Por ejemplo, un diseñador industrial que busque sacar una línea de producto no solo podrá fondearlo con la comunidad mexicana, sino además volverse parte de la red que Kickstarter ha creado a nivel mundial.

El beneficio para este estará en que podrá estar vinculado a más gente, más diseñadores industriales y más lugares de fabricación.

“Realmente las plataformas de fondeo colectivo no solo se tienen que ver como un mecanismo financiero para conseguir dinero, sino como creación de comunidad”, puntualizó.

Advertisements