Orlando. Los vientos de Matthew azotaban este viernes a Florida luego de causar la muerte de al menos 478 personas en Haití y de convertirse en el primer gran huracán que amenaza con un impacto frontal sobre el territorio estadunidense en más de una década, tras un destructivo recorrido por las aguas del Caribe.

El huracán Matthew registraba vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora y se dirigía al nor-noroeste mientras avanzaba en paralelo frente a la costa oriental de Florida, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

El ojo del ciclón se ubicaba a unos 40 kilómetros al este de Cabo Cañaveral, sede del centro de lanzamientos espaciales del país.
“En Cabo Cañaveral somos realmente la zona de impacto, estamos escondidos, las luces titilan por el viento, es de locos”, dijo la residente Sandy Wilk en Twitter.

La tormenta derribó árboles y líneas de energía eléctrica en Cabo Cañaveral, reportó Jeff Piotrowski, un “cazador” de ciclones de 40 años de Tulsa, Oklahoma. “Los vientos son feroces en este momento”, declaró.
El ciclón avanzaba a unos 20 kilómetros por hora y se espera que su trayectoria no se modifique hasta esta mañana, informó el CNH.

La NASA y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que operan en el sitio de lanzamiento de cohetes de Cabo Cañaveral, tomaron medidas para poner salvo al personal y a los equipos. Un grupo de 116 empleados estaba aislado en un búnker bajo el Centro Espacial Kennedy mientras esperaban que Matthew se alejara.

No se reportaron daños significativos en West Palm Beach y en otras comunidades del sur de Florida, donde los vientos del ciclón arrancaron árboles y líneas de energía eléctrica en las primeras horas de la mañana, reportaron CNN y otros medios locales.

Alrededor de 300 mil viviendas en Florida estaban sin electricidad, dijeron medios locales. En West Palm Beach, la iluminación de las calles no funcionaba y la carretera interestatal 95 estaba vacía, luego de que Matthew pasara cerca de la comunidad de unas 100 mil personas.

El huracán Matthew presentaba este viernes ráfagas de viento extremadamente peligrosas de hasta 195 kilómetros por hora, pero se espera que se debilite gradualmente en las próximas 48 horas, dijo el CNH.

La intensidad de Matthew disminuyó desde el jueves por la noche y el viernes por la mañana fue degradado a categoría 3 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson. La tormenta podría virar para ingresar a tierra o seguir moviéndose hasta alcanzar la costa atlántica esta noche, indicaron los meteorólogos.

Pocas tormentas con vientos tan poderosos como los de Matthew han golpeado Florida y el CNH ha advertido sobre un “impacto potencialmente desastroso”. El Servicio Nacional de Meteorología de Estados Unidos dijo que será el ciclón más poderoso en azotar el noreste del estado en 118 años.

Al menos 478 personas han muerto en Haití, de acuerdo con funcionarios locales, y miles fueron desplazados porque la tormenta destruyó sus viviendas, arrancó árboles e inundó vecindarios enteros previamente esta semana.

Con información de La Jornada

Advertisements

¿Qué te parece?