La primera dama de EU, Michelle Obama, criticó duramente al aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, a quien acusó de no ser “un adulto” por utilizar argumentos “falsos y deshonestos” para poner en duda la validez del certificado de nacimiento se su esposo, Barack Obama.

Necesitamos un adulto en la Casa Blanca, se los garantizó. Cuando se toman decisiones sobre vida o muerte o guerra o paz no podemos tener un presidente que estallé irracionalmente, aseguró Michelle Obama durante un acto de campaña en Filadelfia en apoyo a la candidata demócrata Hillary Clinton.

La primera dama remarcó que los argumentos falsos de Trump sobre el nacimiento del mandatario fuera de EU son “cuestiones deshonestas e hirientes deliberadamente diseñadas para socavar la Presidencia” de Obama y las dudas mantenidas sin fundamento por años “no pueden ser asignadas a otras personas o barridas bajo la alfombra en una frase mentirosa y pronunciada en una conferencia de prensa”.

Desde la convención demócrata de julio, cuyo discurso fue uno de los momentos estrella, Michelle Obama se involucró activamente en la campa electoral de cara a las elecciones de noviembre y participó en numerosos actos de respaldo a Clinton.

Trump fue uno de los abanderados del llamado movimiento “birther”, aquellos que creen que el mandatario no nació en Hawái, sino en Kenia, por lo que no sería estadunidense por nacimiento, lo que lo inhabilitaría para dirigir el país y ser comandante en jefe.

Sin embargo, el magnate quiso zanjar la cuestión hace unas semanas cuando reconoció en una rueda de prensa en su Hotel Internacional Trump en Washington que “el presidente de EU nació en EU”, y punto”.

En el debate televisivo del pasado lunes, el primer cara a cara entre Clinton y Trump,el magante trató de eludir la responsabilidad y señaló que él no inició la campaña “birther”.

Barack Obama hizo público hace años su certificado de nacimiento en Hawái en 1961.

Advertisements