El nuevo gobernador de Quintana Roo, sucesor de Roberto Borge, se comprometió a entablar un gobierno honesto y prometió luchar “implacablemente” contra la corrupción.

CHETUMAL, Quintana Roo (Expansión) -En un discurso interrumpido por ovaciones y clamores de “Justicia” de habitantes de los 11 municipios de Quintana Roo, el nuevo gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, ofreció este domingo su compromiso para combatir la corrupción, pues señaló que “quien la hace la tiene que pagar”.

En la Plaza de la Bandera, frente a Palacio de Gobierno, después del acto protocolario del Congreso local, en el que rindió protesta ante los diputados de la XV Legislatura y el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, en representación del presidente Enrique Peña Nieto, el exalcalde de Solidaridad propuso un gobierno basado en la transparencia y la rendición de cuentas.

“No hay cambio confiable si permitimos la persistencia de ámbitos de impunidad, quién la hace la debe pagar. Entiendo la gobernabilidad, sólo con la indispensable transparencia de la gestión pública, no es ni puede ser sinónimo de acuerdos oscuros, manipulación política de las instituciones. Opacos, a espaldas de la sociedad”, dijo.

“(…) No más complicidades para que unos pocos afecten el futuro de muchos. Nada ni nadie estaremos por encima de la ley, que se oiga fuerte y claro. Mi compromiso con un gobierno honesto y transparente es absoluto, la lucha contra la corrupción y la impunidad será implacable e impostergable”, indicó al señalar que será un trabajo conjunto entre el Ejecutivo, el Congreso y el Poder Judicial.

Minutos antes, en su discurso Joaquín González, quien es el octavo gobernador del estado y el primero emanado de un gobierno distinto al PRI, se refirió a las iniciativas que habían sido aprobadas como medida para blindar a su antecesor, Roberto Borge, de posibles investigaciones por actos de corrupción.

“Recientemente, padecimos un agravio más, un agravio por las medidas impulsadas para impedir la acción de la justicia y proteger a quienes han violado la ley en el servicio público, mi reconocimiento a los diputados locales que están corrigiendo la plana”, dijo sin mencionar al ahora exmandatario.

En esas reformas, señaló, también estaba un incremento presupuestal “fuera de lógica” al Congreso del estado, por lo que adelantó que solicitaría a los diputados su erogación para redefinir el destino de los recursos.

Lee: El Congreso de Quintana Roo ‘tumba’ blindaje de Borge

“Se consumó un asunto, se asignaron porcentajes presupuestales fuera de lógica y proporción para el Congreso del estado. Éstos se incrementaron de 350 a 750 millones de pesos, más del doble. Eso va a limitar la inversión destinada a mejorar la calidad de vida de los que menos tienen.

“Por ello con mucho respeto y en nombre de la sociedad quintanarroense promoveré una iniciativa para revertir esa reforma y distribuir esos recursosa programas de desarrollo y salud”, advirtió.

Desarrollo

En otro momento de su discurso, Joaquín González, quien se comprometió a luchar por un desarrollo económico que beneficie tanto al norte como al sur de la entidad, envió un mensaje a los legisladores para que reconsideren el recorte de recursos a la entidad.

“En un año de caída de pesos del petróleo, el turismo recobra una gran importancia en la economía nacional, es por ello que la reducción de más del 30% de los ingresos federales a nuestro estado nos limita seguir generando riqueza y empleos para el fortalecimiento de la economía nacional.

“(Hago) un respetuoso llamado a los legisladores federales, en especial a los de Quintana Roo y a los que hoy nos acompañan, para reconsiderar lo que significa esta reducción presupuestaria y su fuerte impacto, para el mayor generador de divisas turísticas del país”, dijo al referirse a la deuda heredada por el hoy exgobernador Roberto Borge, quien deja obligaciones fiscales superiores a los 23 mil millones de pesos.

Es con el crecimiento de la economía, dijo, que el estado podrá tener mayor capacidad de pago de las obligaciones fiscales y se ordenarán las cuentas públicas.

“Las infracciones se van a sancionar hasta las últimas consecuencias”, enfatizó al señalar que Quintana Roo no podrá seguir sosteniéndose con déficit, que afecta a los que menos tienen.

En su toma de protesta, el político, nombrado “primer gobernador ciudadano del estado”, estuvo acompañado por integrantes de los partidos que lo arroparon como el dirigente panista Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Santiago Creel Miranda y los gobernadores electos de Veracruz, Chihuahua y Aguascalientes, Miguel Ángel Yunes Linares, Javier Corral y Martín Orozco, respectivamente.

Por el PRD acudieron el exdirigente nacional Agustín Basave, la presidenta Alejandra Barrales y la secretaria general Beatriz Mojica. También estuvo su medio hermano, Pedro Joaquín Coldwell, el secretario de Energía, así como senadores y diputados federales.

Advertisements