Ciudad de México, 20 de septiembre (SinEmbargo).- La segunda edición del Corruptómetro expone que gran parte de la ciudadanía considera como los partidos más corruptos, de cara a las elecciones de 2018, al Revolucionario Institucional (PRI), el de la Revolución Democrática (PRD), el Verde Ecologista de México (PVEM) y Acción Nacional (PAN), en ese orden.

Con base en las mediciones mensuales del Corruptómetro, elaborado por la organización civil Opciona en colaboración con la encuestadora Votia, el 83 por ciento de los mexicanos percibe al Tricolor como un partido “muy corrupto”, seguido por el Sol Azteca (71 por ciento). El Verde (60 por ciento) y el Blanquiazul (56 por ciento), de quienes piensan son “algo corruptos”.

Asimismo, 53 por ciento de la población considera que el Partido del Trabajo (PT) es “corrupto” aunque “algo honesto”, además del 51 por ciento que ven con cautela al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), o del 50 y 42 por ciento que no se fían de los partidos Nueva Alianza (Panal) y Encuentro Social (PES) respectivamente.

En cambio, en la edición de agosto del Corruptómetro un 72 por ciento de la población encuestada determinó que el PRI es un partido “muy corrupto”, mientras que el 51, 55 y 58 por ciento consideró que el PAN, Morena y el PRD eran, respectivamente, “algo corruptos”.

Sobre la percepción de “honestidad” y “corrupción” de las principales instituciones y organizaciones sociales, la familia, las ONGs y el ejército son consideradas como las menos “corruptas” con rangos de 6, 33 y 38 por ciento respectivamente. En contraste, el gobierno (80 por ciento), los partidos (79 por ciento) y el Congreso de la Unión (78 por ciento) son consideradas las instituciones y las organizaciones sociales más “corruptas”.

En el caso del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, 74 por ciento lo acusa de “corrupto” mientras que el 24 por ciento lo tilda de “honesto”.

Cabe recordar que en su edición de agosto, el Corruptómetro indicó que el 72 por ciento de los mexicanos percibía al Presidente como “corrupto”, mientras que sólo 20 por ciento lo veía como “honesto”. La variación ha sido mínima en comparación con el último muestreo.

Advertisements