Tijuana.- Este inicio de semana el dólar superó por primera vez la barrera de los 20 pesos y es poco probable que se quede ahí, lamentó el analista financiero José Manuel Ripa Webher. Uno de los mayores problemas para la frontera, y en particular Tijuana, es que las rentas de bienes inmuebles, ya sean casas, departamentos, oficinas o comercios, son en moneda americana.

Este miércoles, en el Banco Central Norteamericano se reunirán para determinar si se suben o no las tasas de interés, y en esa decisión se centra el nerviosismo que ha generado que el dólar llegue a este récord histórico.

El especialista estimó que es muy posible que después de la reunión del miércoles el peso empiece a recuperarse. Sin embargo, acotó que lo alarmante es que se haya llegado a estos niveles tan pronto, toda vez que aún faltan varios meses para terminar el año.

“Además, estamos a menos de dos meses de saber quién va a ser el nuevo presidente de Estados Unidos (Hillary Clinton o Donald Trump), lo cual puede seguir presionando más al peso, y de no recuperar terreno, podremos llegar a verlo en 22 pesos por dólar”.

De la reacción de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México, la calificó de muy tenue y poco agresiva. Dijo que quizá prefieren que los mercados internacionales sean los que decidan a cómo va a estar la moneda nacional.

Agregó que hay que ver si hay un plan de la Secretaría de Hacienda para ver cómo va a detonar la economía y el producto interno del país. En ese sentido, advirtió que de no ver esto los inversionistas, empezarán a tener cierta desconfianza.

“El mayor problema para los tijuanenses son las rentas, todo está pagándose en dólares, y casas que se rentaban en 20 mil pesos, por decir una cifra, ahora ya están en 25 o 30 mil pesos, y eso nos perjudica mucho”.

Las afectaciones por un dólar caro, según observó, ya se empiezan a sentir también en el sur de San Diego, debido a que al ser una región, se va a empezar a ver el impacto al norte, en los comerciantes de aquella zona. Recordó que varios negocios han tenido que cerrar por el tipo de cambio.

Sin embargo, apostilló que el que la gente, de momento, ya no cruce a Estados Unidos a hacer sus compras, no necesariamente implica que van a hacer sus compras en Tijuana, sino que seguramente esperan las ventas de Black Friday y de fin de año, lo cual le pegaría aún más a la economía local.

“En Estados Unidos no se han reportado las alzas que se esperaban, y por ejemplo, las ventas de autos han mostrado un fenómeno que antes no se veía, y es que en las últimas semanas se han visto anuncios donde dan descuentos hasta del 20% en modelos 2016, por eso nos damos cuenta que está atorada la economía”.

Un efecto más se da en la reducción de importaciones de productos de consumo final y también la importación de productos que están cotizados en mercados como el de Chicago, añadió.

Entre esos productos de importación, habló del maíz, el ganado en pie, el trigo, etc. A esto se suma lo que se utiliza para crear un producto final en México. Insistió en que es necesaria una disminución de impuestos y buscar la forma de que la economía informal migre a la formalidad.

Finalmente destacó que la reunión de la FED es esta misma semana y el próximo miércoles 21, antes del cierre se sabrá qué pasó con las tasas de interés, y a partir de ahí se espera que el tipo de cambio se recupere.

Redacción OEM

Advertisements