Más de 300.000 personas cruzaron el Mediterráneo y alcanzaron las costas europeas huyendo de la violencia y el hambre en 2016, denunció hoy la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que pidió que se aceleren los procesos de reubicación en todo el continente.

A pesar de la magnitud de la cifra, ACNUR recordó que es considerablemente más baja que las 520.000 llegadas registradas en los mismos nueve meses de 2015, aunque más alta que las 216.054 que se contabilizaron en el mismo periodo de 2014.

Advertisements