Un joven de 22 años de edad podría pasar siete años en prisión por instalar un sofisticado programa en el celular de su novia para espiarla.

El caso ocurrido en España ha generado polémica desde 2015 cuando se dio a conocer que el inculpado podía saber con quién hablaba, de qué hablaba, en dónde estaba y más datos sobre so novia, gracias a que interceptó el teléfono que él mismo le regaló.

El expediente del caso detalla que el chico es “celoso, posesivo y manipulador”, pues desde que inició su noviazgo con la víctima en octubre de 2014 no dejó de acosarla con saber qué hacía, con quién y en dónde.

Sin embargo, aunque la chica trató de terminarlo en varias ocasiones, el novio la amenazaba con suicidarse, lo que la llevó a soportar la relación hasta julio de 2015.

Finalmente, las autoridades encontraron que el software espía podía grabar sus mensajes de correo y WhatsApp, robar todas sus contraseñas y almacenar sus fotos y ubicaciones, hecho por el que el novio volvió a amenazar a la joven, pero ahora para que le devolviera el celular.

De acuerdo con la Fiscalía, el delito del implicado por revelación de secretos podría llevarlo a pasar cuatro años en la cárcel más otros tres por coacciones y medidas de alejamiento por una falta de vejaciones injustas.

Asimismo, la defensa de la chica pide que el acusado no se le pueda acercar a su clienta durante ocho años ni comunicarse con ella o aproximarse a menos de 500 metros.

Con información de 20 minutos.

Advertisements