Oaxaca, México (15 septiembre 2016).- El Gobernador Gabino Cué dio el Grito solo. Frente a él, desde el Palacio de Gobierno, tuvo a un grupo de 250 maestros de la Sección 22 de la CNTE que permaneció en el Zócalo de Oaxaca y que todo el tiempo arengó consignas en su contra.

“¡Sección 22, la única, no hay dos!” y “¡Asesino, asesino!”, gritaron.

Cué incluyó una arenga a favor de la reforma educativa.

“¡Que viva la educación de calidad para las niñas y niños de Oaxaca. No más actitudes que lastiman a Oaxaca!”, gritó.

El Zócalo permaneció vacío. Policías vestidos de civil y funcionarios del Gobierno estatal ocuparon el espacio bajo el balcón central y fueron quienes respondieron a las vivas.

Dos horas antes, policías estatales se enfrentaron con militantes de la Sección 22 de la CNTE por el control del Zócalo, en el que pretendían realizar su “grito magisterial”.

Los uniformados impidieron el paso a los profesores sobre la calle de Guerrero, lo que generó empujones y golpes.

Los agentes estatales lanzaron gas lacrimógeno para contener a los manifestantes, que respondieron con cohetones.

La refriega se prolongó durante más de dos horas en las calles aledañas al Zócalo.

Familias que ya se encontraban en el Zócalo desalojaron en medio del gas.

Los restaurantes de los portales de la zona cerraron, al igual que el resto del los comercios del primer cuadro del centro histórico.

El grupo musical que amenizaba la fiesta en la Alameda suspendió el show.

Previamente, los maestros de la Sección 22 marcharon de la Fuente de las 8 Regiones hacia el Zócalo, en donde tenían previsto realizar un mitin político frente al Palacio de Gobierno.

En el trayecto también exigieron justicia para su compañero Jorge Vela Díaz, que fue asesinado el miércoles en el municipio de Ocotlán.

Redacción Reforma.com 

Advertisements