CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Donald Trump, el candidato presidencial republicano en Estados Unidos, se adjudicó este día la salida de Luis Videgaray, ahora exsecretario de Hacienda, del gabinete del jefe del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto.

En el espacio televisivo Foro del Comandante en Jefe de la cadena estadunidense NBC, el presentador Matt Lauer preguntó a Trump si podían confiársele las relaciones exteriores de Estados Unidos a una persona que, como él, ha lanzado acusaciones para luego arrepentirse, a lo que el magnate reseñó la secuela de su viaje a México.

“Cuando se dice como comandante en jefe (cosas inflamatorias) que pueden iniciar un conflicto, desestabilizar una región, pueden poner vidas estadunidenses en riesgo. ¿Podemos pemitirnos tomar ese riesgo?”, cuestionó Lauer a Trump.

El candidato republicano argumentó: “Si se mira lo que pasó en México el otro día a donde fui, tuve grandes relaciones, y todo lo demás. Les dije cuál era la posición de Estados Unidos. Hemos sido gravemente perjudicados por México, tanto en la frontera, y además se están llevando nuestros empleos, o un alto porcentaje de los empleos”.

Enseguida se ufanó: “Y si uno ve lo que ocurrió, si uno ve el desenlace hoy, donde las personas que arreglaron el viaje en México han sido sacadas del gobierno, ¡así fue lo bien que nos fue! Y eso es lo que vamos a tener qué hacer Matt”, advirtió Trump refiriéndose a la renuncia de Videgaray.

La renuncia de Videgaray ha sido atribuida en medios mexicanos y estadunidenses a su papel en la organización de la visita de Trump a México, decisión que fue considerada un error por 85%, según una encuesta del diario Reforma.

El magnate acusó, a lo largo de su campaña, a la gran mayoría de los inmigrantes mexicanos de ser “criminales” y “violadores”, adoptando una dura postura a favor de su deportación de llegar a la Casa Blanca, e incluso ha amenazado con sacar a Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Reacción Proceso

Advertisements