Conocido como Síndrome del Intestino Irritable (SII), la colitis es uno de los malestares que aunque no pone en riesgo la vida del paciente, sí altera su salud y bienestar. 

Se presenta con dolor abdominal crónico, periodos prolongados de diarrea o estreñimiento, reflujo gastroesofágico, sensación de llenado rápido al comer, inflamación, náuseas, eructos y flatulencias; síntomas que pueden aparecer horas después de probar alimentos. 

Miguel Ángel Sarmiento Méndez, especialista en medicina familiar del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM)informó que las causas de esta enfermedad son multifactoriales; los malos hábitos alimenticios, los periodos prolongados sin alimento, aunado a que no se toma el tiempo necesario para una correcta deglución, el estrés emocional, los factores psicosociales e incluso la carga genética, son los principales causantes de desencadenar este síndrome.

El SII es una patología crónica que se origina por un trastorno en el sistema gastrointestinal, provocado por una inflamación del intestino. Se presenta con mayor frecuencia en personas de 30 a 60 años de edad y afecta más a la población femenina. 

En la actualidad existe una gran cantidad de antiespasmódicos que ayudan a controlar la enfermedad, sin embargo, llevar una vida saludable y aprender a comer disminuye mucho los síntomas de la enfermedad hasta curarla. De lo contrario, volverán a aparecer aunque se concluya el tratamiento farmacológico. 

El especialista del ISSEMyM explicó que este padecimiento se desarrolla por una dieta baja en fibra y un consumo elevado de irritantes, carbohidratos, lácteos y grasas; que a largo plazo podrían desencadenar cáncer de colon. 

Por lo que sugirió a los pacientes realizar ejercicio ­ya que ayuda a la eliminación de toxinas­ beber un litro y medio de agua al día, incluir en la alimentación diaria verduras y fruta rica en fibra, como: manzana, papaya, guayaba y apio, disminuir el consumo de cítricos y alimentos muy condimentados