Mientras bomberos realizaban trabajos para retirar los escombros de una casa en Villa San Lorenza, a las afueras de Amatrice, Italia (uno de los sitios más afectados por el terremoto) , se llevaron una grata sorpresa cuando encontraron al perro de la familia vivo debajo de las rocas.
El golden retriever, llamado Romeo, pasó nueve días debajo de piedras y escombro, y fue un bombero que al escuchar sus ladridos comenzó a retirar las ruinas y se dio el increíble rescate.
Al salir, Romeo se veía un poco desconcertado e incluso tuvieron que cargarlo, pero una vez en terreno seguro, comenzó a olfatear y mover la cola en señal de que se encontraba bien.

El terremoto del 24 de agosto mató a casi 300 personas, dejó varios heridos, inmuebles destruidos por completo y algunos que no pueden ser habitados por considerarse peligrosos.

Con información de Excélsior 

Advertisements

¿Qué te parece?