La App Store llegó en 2008 con el iPhone 3G, una década y miles de millones después para Apple y desarrolladores, todo parece que va a cambiar. Apple ha presentado, días antes del evento de presentación del hipotéticamente denominado iPhone 7, uno de los mayores cambios en la App Store.
El modelo de suscripción queda confirmado y sólido. Hace tiempo que conocemos que casi cualquier aplicación iba a poder crear una suscripción mensual a sus usuarios, pero no eran claras las limitaciones que Apple impondría. Ahora sabemos que los desarrolladores deberán ofrecer valor añadido de forma continuada al usuario.
Es decir, ofrecer niveles nuevos en videojuegos de forma constante, un sistema multijugador —para que el desarrollador pueda costear los servidores—, aplicaciones que ofrecen novedades de forma “consistente y sustancial”, acceso a grandes cantidades de contenido —o multimedia— actualizado, software como servicio, etc.
Como podemos ver, esto lo cambia todo, literalmente. El desarrollo de estudios independientes e individuos pasará a tener una forma de conseguir ingresos constantes de parte de sus usuarios. Apple solo ha tardado casi una década, pero ya está aquí.
Con el nuevo sistema de suscripción los desarrolladores podrán ofrecer un periodo de gracia a sus futuros clientes. Para una aplicación o juego con un coste mensual asignado, se podrá asignar hasta un mes de prueba gratuita para el usuario.
Las ventajas son claras: los usuarios podrán probar la aplicación a fondo sin tener que comprarla primero, y los desarrolladores podrán optar a una mayor base de usuarios al ofrecer su aplicación gratuita y sin compromiso. Todos ganamos, usuarios, desolladores y Apple.
Apple tiene más 2.000.000 millones de aplicaciones en la Appstore. El número es ridículamente gigante, y la inmensa mayoría no son útiles, o no han sido actualizadas en años, y Apple las quiere fuera.
Apple no se ha andado con rodeos:
Si tu aplicación tiene pinta de haber sido desarrollada en unos pocos días, o si estás simplemente intentando impresionar a tus amigos, prepárate para que sea rechazada. Tenemos muchos desarrollares serios que no quieren ver sus aplicaciones rodeadas de aficionados.
Un lenguaje duro, rotundo y al grano. La App Store, y los servicios de Apple, son un gran negocio, y tener aplicaciones de baja calidad y utilidad resta valor al conjunto.
Las aplicaciones también tendrán que simplificar sus nombres. Se acabaron las apps con nombre como “Cartoon Network Superstar Soccer: Goal!!! – Multiplayer Sports Game Starring Your Favorite Characters”. o ”TurboScan™ Pro – document & receipt scanner: scan multiple pages and photos to PDF”. Apple limitará a 50 los caracteres que pueden utilizar, forzando a los desarrolladores a ser más comedidos a la hora de nombrar sus aplicaciones.

Advertisements