Se trata de un vídeo editado por Watson, el robot inteligente de IBM

Las películas de ciencia ficción y de terror llevan tiempo advirtiéndonos que las máquinas demasiado inteligentes van a ser nuestro fin. Expertos de prestigio en sus respectivos campos como Stephen Hawking, Bill Gates o Elon Musk también han hablado de este asunto. Y sin embargo, a nadie le ha parecido una mala idea enseñar a un superordenador una película de terror en la que una inteligencia artificial (IA), no actúa precisamente bien e inquieta a lo bestia a los humanos que tiene alrededor.

Los responsables de esto son IBM y FOX, que han colaborado para montar un tráiler de la película Morgan, protagonizada por Kate Mara y en la que se plantea una pregunta bastante complicada: ¿Es lícito matar a una inteligencia artificial? Lo interesante del tráiler es que lo editaría Watson, el nombre de un superordenador de IBM especializado en el análisis y la interpretación de datos que es capaz de aprender nuevas directrices para hacer nuevas cosas. En este caso, un resumen de una película con interés suficiente para pasar por una promoción.

El problema de este experimento es que el miedo es algo subjetivo y particular, pero aún así, IBM intentó que Watson aprendiera lo que es el terror usando los tráileres de 100 películas de terror. Mediante el análisis de la imagen, del sonido y de la composición de la escena, el ordenador aprendió por separado y en conjunto la aproximación que se esperaba de él. Y, hecho esto, le pusieron el metraje completo de Morgan para que la viera, la juzgara y creara una tráiler a partir de los, en su opinión, 10 mejores momentos.

Obviamente, el ordenador no es capaz de introducir música ni un montaje con transiciones y demás, pero sí escogió las escenas. Con ayuda de un editor de vídeo, humano, se hizo el montaje. El tráiler está aquí debajo:

De los 10 momentos seleccionados, sólo uno fue desechado, pero los otros 9 fueron integrados y varios de ellos no habían sido planteados por el equipo de marketing de FOX para aparecer en un tráiler. El enfoque de la máquina y de los profesionales de la publicidad es distinto, lo que puede servir, todo esto según IBM, para dar otro punto de vista en futuras campañas y acciones de este tipo si se emplea así la tecnología.

O puede acabar con el departamento, pues si el tráiler de una película exige que varias personas trabajen durante semanas para hacer el mejor vídeo posible, esta máquina puede hacer algo competente en unas cuantas horas. Eso sí es terror: que te despidan porque un ordenador hace tu trabajo.

Los superordenadores y las redes neuronales que interpretan contenido trabajan ya para nosotros en muchos aspectos. Los periodistas tenemos los días contados si los robots siguen escribiendo noticias e historias, como ya lo hacen algunas máquinas al servicio de Associated Press. Los fotógrafos, más de lo mismo, porque Google tiene redes neuronales que interpretan y alteran imágenes como les viene en gana. Esto mismo hace Prisma, una alternativa a Instagram que sube nuestras fotos para que las entiendan sus servidores y le apliquen filtros que, en realidad, son nuevas fotos hechas por ellos bajo ciertas directrices estéticas. ¿Ya estás lo suficientemente asustado?

Redacción  El Mundo

Advertisements