Por una inadecuada atención médica a una mujer y su hija recién nacida, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida al Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Andoni Arriola.

La CNDH informó que dos médicos del Hospital General de Zona (HGZ) Número 8 del IMSS, en Uruapan, Michoacán, por una inadecuada atención médica que originó el fallecimiento de la recién nacida.

En la recomendación 38/2016, se menciona que se observó violencia obstétrica, así como violaciones a los derechos humanos a la protección e información en materia de salud y a la vida.

En la explicación se menciona que 18 de mayo de 2015, la CNDH recibió de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Michoacán la queja interpuesta por la agraviada, en la que expuso que el 20 de abril de ese mismo año, acudió alrededor de las 01:00 horas al Área de Urgencias del Hospital General, porque cursaba un embarazo de 27 semanas de gestación y presentaba ruptura de fuente.

La paciente fue ingresada al área de tococirugía y un médico le hizo saber que su estado era delicado, porque su bebé “venía muy pequeño” y el nosocomio no contaba con los aparatos necesarios para tratar recién nacidos prematuros.

Posteriormente, personal médico le ofreció operarla en ese momento con el riesgo de que el bebé perdiera la vida, por la falta de equipo médico, o trasladarla a un hospital de Morelia. La quejosa y su esposo firmaron un documento que autorizaba la segunda opción.

El traslado de la mujer no se llevó a cabo porque el hospital de Morelia no tenía cupo; a las 16:20 horas un segundo médico informó a la madre de la agraviada que la paciente sería operada porque su vida estaba en riesgo y el bebé estaba próximo a nacer.

A las 17:00 horas se le practicó a la mujer una cesárea y nació una niña, con un peso de 840 gramos y una talla de 39 centímetros, que falleció a las 2:00horas del 21 de abril del 2015.

ahd

Advertisements