El Representante regional de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Antonio Mazzitelli destacó que el papel de la iniciativa privada (IP) para la construcción de la paz en México es fundamental; “sobre todo en la ocupación de los mercados del territorio y respeto y promoción del Estado de Derecho”.

Mazzitelli presentó en la Ciudad de México -junto con el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) y la iniciativa Business for Peace de Pacto Mundial México- el Índice de Paz Global 2016 (IPG) en la Ciudad de México.

El documento indica que el promedio de paz por país disminuyó 0.53% en comparación con el año anterior, el mayor deterioro en los últimos seis años. Esto quiere decir que 81 estados mejoraron en comparación a 79 países. Sin embargo, los niveles de deterioro superan las mejoras. Asimismo, exhibe que la violencia registrada en el país es comparable con naciones como Irak y Afganistán.

En un estudio sobre México, el Instituto para la Economía y la Paz destaca que el país tiene un gran potencial para mejorar la paz. En comparación con otros países con niveles similares de violencia, México tiene el segundo mayor excedente de Paz Positiva, es decir, los factores que fortalecen a las sociedades pacíficas, en el mundo.

Ello, abunda el IEP, se refleja en su buen desempeño relativo en los factores de entorno empresarial sólido, distribución equitativa de recursos y buenas relaciones con los vecinos.

“Inversiones en la implementación efectiva de la reforma al sistema de justicia, la confiabilidad de los datos oficiales y el combate a la corrupción representarían grandes beneficios económicos y sociales para el país”, expresa el documento.

Posterior a la presentación del IPG 2016, Mazzitelli comentó que el sector empresarial construye un papel fundamental para mejorar los niveles de paz en el país, en particular en la promoción del Estado de Derecho.

“La paz se construye a través de una toma individual y colectiva de las responsabilidades que devienen del ser ciudadano y parte de una comunidad. El Estado de Derecho es el estado en donde la leyes son aplicadas por el sentimiento de legalidad de los ciudadanos y las empresas”, dijo.

El representante de la UNODC concluyó que los empresarios tienen un papel amplificador del Estado de Derecho al ser generadores de riqueza para el territorio.

Redacción El Economista 

Advertisements