Una vez aclarada su situación en el banquillo de las Águilas, y luego de todas las críticas que recibió después de la derrota ante Chivas, Ignacio Ambriz manifestó que no piensa saltar del barco azulcrema y que él dejará el cargo solo en caso de no conseguir ningún título en esta temporada.

“Si no gano ningún título yo me voy, se los digo enfrente de todos, yo me voy”, dijo en conferencia de prensa el estratega, quien agregó sentirse fortalecido por el respaldo que tiene de los jugadores y la directiva americanista.

“Tengo un gran reto, son retos personales y yo nunca en la vida me tiraré de un barco, me siento más fuerte que nunca porque tengo el respaldo de todos, no lo tengo de la afición y es normal”.

El timonel, custodiado en la conferencia por Rubens Sambueza, Moisés Muñoz, Oribe Peralta, Ricardo Peláez y José Romano, no le dio importancia a las críticas fuera del nido de Copa, ya que apuntó, que desde que llegó al banquillo fue juzgado por los aficionados.

“No soy una monedita de oro para caerle bien a todos, todos me van a juzgar, desde que yo llegué he sido juzgado y todo eso me ha fortalecido”, aseveró Ambriz, quien concluyó diciendo que no le espanta el reto que siempre ha significado dirigir al América.

“Sé que es un riesgo dirigir a estos grandes equipos, pero la verdad eso no me espantó ni mucho menos”.

 

MEDIO TIEMPO