• El Hospital Veterinario de UVM proyecta crear un banco de sangre para perros.
  • Para el tratamiento de padecimientos renales crónicos, diabetes o cáncer, suelen requerirse transfusiones sanguíneas.

Ciudad de México 29 de agosto de 2016. Aunque es cada vez es más común que un Hospital Veterinario reciba perros con problemas renales crónicos, diabetes o cáncer, los cuales requieren de transfusión de sangre, en la Ciudad de México no existen bancos de sangre para atender esta demanda.

Es por ello que el Hospital Veterinario de la Universidad del Valle de México proyecta la creación de uno, con lo que sería posible salvar la vida de muchos caninos, aseguró el Médico Veterinario Zootecnista, Antonio Ruíz Remolina, Director de este Hospital.

El Doctor Ruíz Remolina explicó que en México no se ejerce la medicina preventiva en perros y a pesar de que cada vez hay más conciencia sobre el cuidado y atención de las mascotas, en general no se conoce su tipo de sangre. Afirmó que saber el tipo de sangre y contar con un donador disponible o con un banco de sangre en un Hospital Veterinario, puede ser la diferencia para salvar la vida de muchos de estos caninos.

Conocer el tipo de sangre es sumamente relevante, pues si un perro recibe sangre de diferente grupo sanguíneo cuando es necesario realizarle diferentes transfusiones, existen riesgos de que ocurran reacciones fuertes en el sistema inmune que pueden llevarlo a la muerte.

Derivado de la importancia de contar con sangre tipificada, el Hospital Veterinario de UVM, prevé que el Banco de Sangre cuente con eritrocitos y plaquetas, indicó.

Agregó que en el caso de pacientes con cáncer, insuficiencia renal crónica o anemia hemolítica (destrucción de glóbulos rojos) que requieren de varias transfusiones sanguíneas es necesario tener tipificado el grupo sanguíneo del perro e introducir el mismo tipo de sangre.

En la Ciudad de México no existen bancos de sangre, algunas clínicas tienen donadores registrados y cuando se programa una cirugía de riesgo identifican a los donadores previamente.

El especialista explicó que el no tener la sangre tipificada disponible, puede limitar el éxito de la intervención ya que el proceso para extraer la sangre del donador y hacer los cruces correspondientes puede llevar hasta una hora, tiempo importante del que puede depender la vida del animal.

Las características que deben tener los donadores son ser de raza mediana a grande, pesar más de 27 kilos, pelo corto, temperamento tranquilo. Una de las razas consideradas como donadores ideales es el Galgo, por las características de su sangre, porque pesan más de 30 kilos, tienen el pelo corto, cuello largo (la sangre se obtiene de la yugular por lo que facilita la extracción) y tienen poca grasa.

Ruíz Remolina manifestó “es importante generar una cultura de medicina preventiva en perros, generar conciencia entre los propietarios de perros sobre la importancia de la tipificación, cuando aceptan ser donadores las clínicas, les ofrece pruebas de laboratorio, estudios del estado de salud de la mascota, esto es en beneficio de los posibles donadores y de otros animales que necesiten ayuda médica”.

La única condición en que se debe presentar un donador seleccionado es estar en ayuno, la cantidad de sangre que se extrae es de 354 ml. La mascota puede donar cada 3 a 4 semanas, agregó el Doctor Antonio Ruíz.