Después del terremoto que sucedió en Italia, en el cual murieron 281 personas, realizaron el entierro de Andrea Cossu quien formó parte de esa cifra, y su leal amigo no la abandonó en ningún momento.

Fue la madrugada del miércoles cuando azotó el terremoto con la intensidad de 6,2 grados en la escala de Richter y además de las personas que murieron dejó cientos de heridos, pueblos pulverizados y el estado de emergencia en la región.

El funeral de Andrea Cossu de 45 años fue hoy por la tarde en Pomezia, en dodne asistió su leal amigo, su perro de raza cocker.

El can no quiso alejarse del ataúd donde descansa su dueña, y amigos y familiares no quisieron apartarlo de su lado para que tuviera tiempo de despedirse.

Las imágenes ya son virales, por la conmovedora situación y por ser reflejo de lo que cientos de familias por desgracia viven en Italia.