Una lesión en el cuello, un desnucamiento y no una broncoaspiración, fue el verdadero motivo de la muerte de Renata N., una pequeña de un año y seis meses, al interior de la guardería Pequeños Triunfadores, concluyó la necropsia practicada por el Servicio Médico Forense (Semefo).

Tras el informe oficial, la estancia infantil subrogada por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ordenó la suspensión temporal de sus operaciones.

A un día del deceso de la menor, el resultado de la autopsia desmintió la versión acerca de que su fallecimiento se produjo por una broncoaspiración relacionada con una gripe y reveló que fue un choque neurogénico secundario a luxación occipitoatloidea, es decir, una lesión entre la cabeza y la primera vértebra, derivada de una hiperextensión o estiramiento exagerado del cuello, coloquialmente conocida como desnucamiento, la verdadera razón.

Hasta el momento, ni la responsable o directora de la institución, Ana Laura Méndez Popoca, ni cualquier otra persona ha emitido alguna declaración, en nombre de la institución.

El hecho, se sabe, es investigado ya por personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), en tanto que la Sedesol impuso la suspensión temporal de la estancia infantil.

De acuerdo con la notificación hecha por la dependencia y firmada por su delegado en Puebla, Juan Manuel Vega Rayet, la suspensión a Pequeños Triunfadores se mantendrá “hasta que no se determine la responsabilidad de la encargada o de su personal por autoridad judicial competente”.

La misma dependencia añade al filo del documento, la recomendación a los padres para que envíen a sus hijos a otras cinco estancias infantiles de la zona, subrogadas también por la Sedesol, para continuar gozando del servicio.

“LA NIÑA ESTABA SANITA”

A la par, Inés Cuautle Osorio, tía de la pequeña Renata N. rechazó la hipótesis de la broncoaspiración como causa de la muerte, mucho más dijo, que la niña hubiera estado enferma de gripe.

En entrevista explicó que la menor, hija única de su hermana, ingresó a la guardería hace poco más de dos semanas, el pasado 8 de agosto, que lucía contenta de ir a ella y sobretodo recalcó, se encontraba en buen estado de salud.

Incluso consideró que la versión de la gripe y la broncoaspiración fueron simples argumentos del personal de la guardería Pequeños Triunfadores para justificar el deceso de su sobrina.

Detalló que la maestra responsable del grupo de Renata N., le explicó que la pequeña había tomado su siesta aproximadamente al mediodía, que un rato después un niño la empujó y despertó, pero que nuevamente la menor había conciliado el sueño, y que no fue sino hasta unos cuantos minutos después, al alistarlos para comer, cuando se percató de que la nena ya no respiraba.

“A lo mejor me engañaron y la niña ya había fallecido (…) después sale un médico y dice que la niña broncoaspiró, que una flemita, que estaba enferma, pero no, la niña no estaba enferma, la niña estaba sanita”, sentenció.

Por esta razón, Inés Cuautle confesó su sospecha de que la versión de la supuesta broncoaspiración haya sido un plan fraguado por las maestras para ocultar su responsabilidad en el hecho.

GUARDERÍA EN REGLA: VEGA RAYET

El delegado de la Sedesol, Juan Manuel Vega Rayet, aclaró que si bien la estancia infantil Pequeños Triunfadores es subrogada por la dependencia y subsidia el servicio para 48 menores, Renata N. no era una de ellas, sino que acudía a la guardería en calidad de particular.

Lo anterior precisó, no significa irregularidad alguna, pues la institución cuenta con los permisos para prestar tal servicio, incluso para una capacidad de hasta 60 infantes.

Finalmente mencionó que en caso de que se concluya que hubo negligencia por parte del personal de Pequeños Triunfadores, la Sedesol podría ordenar su cierre definitivo.

CDH PUEBLA YA INVESTIGA

Mediante un comunicado de prensa, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla (CDH Puebla), anunció que también determinó iniciar “de oficio” una investigación del hecho y ofreció apoyo victimológico a los deudos.

Para ello agregó, solicitó a la delegación federal de la Sedesol y a la Fiscalía General del Estado (FGE), información sobre el caso.

PADRES DE FAMILIA SORPRENDIDOS

Para varios padres de familia, quienes confían a sus hijos en la estancia infantil Pequeños Triunfadores y en el preescolar Roberto Owen, la muerte de la pequeña Renata N. fue un hecho sorprendente.

Excepto por algunos cuantos, la mayor parte de las mamás y papás declararon su confianza a las maestras y personal de la institución, pues a decir de ellos, los menores siempre han sido bien atendidos y despejadas todas sus dudas sobre el trato que reciben.

Redacción El Sol de Puebla