Todo lo existente está hecho de materia “ordinaria”, pero, según científicos, también está la denominada “materia oscura” o por lo menos eso se cree, ya que nadie la ha visto hasta ahora. Entonces ¿cómo saben de su existencia? Esto lo suponen porque ejerce una influencia gravitatoria sobre las estrellas y galaxias que sí podemos contemplar.

Según datos del Observatorio espacial Planck, la “materia oscura” predominante en el Universo ocupa cerca del 23%, mientras que ni siquiera el 5% está hecho de materia “ordinaria”. El restante 72% es una misteriosa forma de energía llamada también oscura.

Una nueva investigación sacó a al luz la existencia de una galaxia masiva a unos 330 millones de años luz de la Tierra y que sus cacateristicas la hacen similar a la Vía Láctea.

La galaxia, denominada Dragonfly 44, pasó desapercibida para los científicos durante décadas porque es muy tenue. Se encuentra en la constelación de Coma, parece tener tan pocas estrellas que debería romperse si no hubiera algo que estuviera manteniéndolas juntas, los astrónomos sospecharon que es la “materia oscura”. Esto lo explicaron los especialistas en The Astrophysical Journal Letters.

Los científicos decidieron utilizar el Observatorio W.M. Keck en Maunakea, Hawái, para poder determinar la cantidad de materia oscura en Dragonfly 44. Para lograrlo, midieron las velocidades de las estrellas durante 33.5 horas en un período de seis noches, de forma que pudieron determinar la masa de la galaxia. Después, con ayuda de un espectómetro, percibieron el halo de los grupos esféricos de estrellas alrededor del núcleo de la galaxia, similar al halo que rodea la Vía Láctea.

El movimiento de las estrellas nos dice cuánta materia hay, afirmó a medios internacionales Pieter van Dokkum, investigador de la Universidad de Yale en Connecticut (EU). “A ellas no les importa qué forma tiene la materia, solo te dicen que está ahí. En la galaxia Dragonfly las estrellas se mueven muy rápido. Así que hay una gran discrepancia: encontramos varias veces más masa indicada por el movimiento de las estrellas, que la que hay en las propias estrellas”.

De acuerdo con sus datos, la masa de la galaxia es aproximadamente de un billón de veces la del Sol, muy similar a la de la Vía Láctea. Sin embargo, solo una centésima parte del 1% está en la forma de estrellas y materia ordinaria. El restante 99.99% es materia oscura.

Roberto Abraham, coautor del estudio, aseguró que este hallazgo es inesperado: “No tenía ni idea de que galaxias como Dragonfly 44 podían formarse. Los datos de Gemini muestran que una fracción relativamente grande de estas estrellas está en forma de cúmulo, y probablemente es una pista importante. Pero por el momento solo estamos haciendo suposiciones”.

Por su parte, van Dokkum, explicó que el descubrimiento puede impulsar el estudio de la “materia oscura. “Ayuda tener objetos que estén casi totalmente compuestos de materia oscura, de forma que no nos confunden las estrellas y el resto de cuerpos que tienen las galaxias. Este descubrimiento revela un nuevo tipo de objetos masivos que podemos estudiar”.

Fuente original: El Universal

Advertisements