Marimar Quiroa nació con una anomalía congénita que afectas su rostro el cual es conocido como higroma quístico por lo que les es imposible hablar y se comunica por medio de señas.

La chica cuenta que su deformidad la ha impulsado a motivar a otras personas a que se quieran sin importar como se vean físicamente porque narró que de pequeña se avergonzaba de su padecimiento y ocultaba su rostro.

Aseguró que el verse al espejo y escuchar que le decía que era hermosa fue lo que la ayudó a aceptar su aspecto. De igual manera los comentarios que recibe de la gente en su cuenta la hacen seguir adelante, aunque dijo que también recibe comentarios negativos. 

Cabe resaltar que su habilidad en el área del maquillaje y el éxito que ha tenido en You Tube la han llevado a impartir seminarios sobre la materia. En un futura la joven pretende sacar su línea de cosméticos.

Redacción UniradioInforma