Su nombre es Andrea Sierra Salazar y tiene cáncer.

La joven mexicana, de tan solo 17 años, protagonizó una sesión fotográfica sin peluca que publicó en Twitter para demostrar que aún con los efectos de la enfermedad, se puede vivir libremente, sin ataduras… sin pelucas.

Su imagen está dando la vuelta al mundo, no sólo por su belleza, sino por el poder de su mensaje, con el que pretende dar esperanza a muchas pacientes que pasan por el trauma de perder el pelo, uno de los efectos más duros de la quimioterapia y que más afecta a la autoestima de la mujer.

Muchas se sienten avergonzadas, porque vivimos en un mundo en el que el cabello es muy importante, y cuando lo pierden piensan que ya no son bellas”.

Sierra Salazar, quien hace varios años emigró con su familia de México a McAllen, Texas, fue diagnosticada luego de que se le encontraron dos tumores cerca de la clavícula y el tórax; pese a la enfermedad y a los largos, cansados y debilitantes tratamientos, trató de plasmar su belleza, su valentía y sus ganas de vivir.

Asegura que disfruta cada etapa de su vida al máximo, sin importar lo dura que ésta sea.

Sin duda, un gran ejemplo.

Advertisements