El papa Francisco, entristecido por el temblor que azotó el centro de Italia, canceló el miércoles un discurso que tenía previsto ofrecer en su audiencia general y en su lugar oró junto a la multitud de fieles por lasvíctimas y sobrevivientes.

Escuchar al alcalde de Amatrice decir que el pueblo ya no existe y escuchar que hay niños entre las víctimas, estoy muy triste”, dijo ante decenas de miles de personas que se reunieron en la Plaza de San Pedro para la audiencia general.

Amatrice es una de las localidades de montaña golpeadas por el terremoto. Se cree que al menos 63 personas fallecieron por el sismo, una cifra que podría elevarse porque decenas de residentes aún están desaparecidos.

También ordenó que seis miembros del Cuerpo de Bomberos del Vaticano acudan a las zonas devastadas.

El Papa dijo que pospondría su audiencia semanal sobre enseñanzas religiosas hasta la semana que viene y pidió a la multitud que rezara con él por las víctimas del temblor.

La oficina de prensa del Vaticano comunicó que Francisco quiere así demostrar “su cercanía a las personas afectadas”.

Añadió que el equipo de bomberos vaticano colaborará con la Protección Civil en la búsqueda de personas entre los escombros y asistencias a los heridos.

Advertisements