Las ambulancias se apresuraron hasta el lugar del ataque, ocurrido en el distrito de Sahinbey, en la ciudad de Gaziantep, y la policía acordonó la zona. 

Estambul. Por lo menos 22 personas murieron y 94 resultaron heridas el sábado en un atentado contra un banquete de bodas en el sur de Turquía que, según un viceprimer ministro, parecía ser obra de un atacante suicida.

Las ambulancias se apresuraron hasta el lugar del ataque, ocurrido en el distrito de Sahinbey, en la ciudad de Gaziantep, y la policía acordonó la zona.

Un parlamentario del gobernante Partido AK dijo en un mensaje de Twitter que se cree que los responsables fueron militantes de Estado Islámico. Nadie se atribuyó de inmediato la autoría del atentado.

Turquía ha sufrido una ola de atentados de Estado Islámico, cuyos militantes cruzan de forma relativamente fácil la frontera desde la vecina Siria, y combatientes kurdos que buscan la autonomía o la independencia de su territorio.

El viceprimer ministro Mehmet Simsek señaló que el atentado del sábado probablemente fue perpetrado por un atacante suicida.

El mes pasado, el país se vio sacudido por un intento de golpe de estado perpetrado por una facción del Ejército. Desde entonces, miles de personas han sido arrestadas o expulsadas del Ejército, la policía, el servicio civil, la justicia y la educación en una represalia contra lo que el presidente Tayyip Erdogan considera una gran conspiración terrorista.

Tres presuntos militantes de Estado Islámico mataron en julio a 44 personas en un atentado suicida en el principal aeropuerto de Estambul, el más sangriento de una serie de ataques que ha sufrido Turquía este año.

Redacción La Jornada  Foto AP

Advertisements