La escena hasta parece tierna. Un entrenador de tigres aparece en medio de un parque enorme, jugando con siete de ellos como si se tratasen de mimosas gatos. Hasta dan ganas de animarse.

Sin embargo, la paz desaparece pronto y viene desde atrás, cuando sin que se vea muy bien cómo quiere sumarse al grupo pero no de forma amigable un leopardo. En la actitud del felino se identifica de forma clara la intención: ir en contra del hombre, Eduardo Serio, creador de la fundación Black Jaguar White Tiger.

Por suerte, Eduardo tenía un guardaespaldas. Uno de los tigres que estaban a su lado se anticipa a la actitud del leopardo atacante y logra interrumpir sus planes violentos. En el video que se hizo viral en las redes sociales puede verse el momento exacto en que el felino a rayas consigue lanzarse sobre el leopardo para frenarlo.

La imagen que sigue es igual de extraña. En vez de alejarlo lo más posible, el entrenador reacciona bien ante el ataque fallido y se pone a jugar con quien segundos antes quería lastimarlo.

Las gracias al tigre que lo salvó se las dio con un golpe en el lomo.

La fundación que preside Serio alberga a más de doscientos felinos, entre jaguares, tigres, leopardos, leones y pumas, que vienen de circos y zoológicos tanto de criadores legales como ilegales.

De acuerdo a lo publicado en su website la fundación busca cambiar la actitud de la gente y su percepción respecto de los animales.