“Con respecto a los uniformes de competencia, ropa de entrenamiento, pants de viaje y otras prendas que utilizan deportistas mexicanos en Juegos Olímpicos, son responsabilidad absoluta del Comité Olímpico Mexicano”.  Comité de Alfredo Castillo.

Por su parte, el COM explicó que los uniformes parchados fue porque eran patrocinados por marcas como Joma, Arena y Adidas, y estas no fueron registradas debidamente.

Las federaciones nacionales de atletismo deben ser coordinadas tanto por la Conade como por el COM, con todo lo que respecta a patrocinios, financiamiento y registros, sin embargo, ninguna se hizo cargo de que estos requisitos se cumplieran en Río 2016.

13978020_518101208385292_1026962731_o.jpg

La crítica por los uniformes que los atletas mexicanos se llevaron a los Juegos Olímpicos de Río, algunos parchados y otros que no correspondían a la talla, ha ocasionado un nuevo conflicto entre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) y el Comité Olímpico Mexicano (COM), que una vez más se responsabilizan del desorden que a ambos les correspondía evitar.

La Conade lamentó las dificultades por las que han pasado los seleccionados nacionales, especialmente el halterista Bredni Roque, quien no usó el uniforme de la delegación mexicana en su participación en Río 2016 porque los organizadores olímpicos le entregaron uno de último momento sin ser el adecuado para la competencia, y el boxeador Elías Emigdi, que uso indumentaria roja parchada en su debut olímpico porque la Federación Mexicana de Boxeo (Femebox), que dirige Ricardo Contreras, no registró a tiempo el uniforme rojo de combate de la marca Adidas.

El organismo que dirige Alfredo Castillo explicó que la culpa de todo era del COM, porque “es el responsable de la compra y entrega de los uniformes de competencia, la ropa de entrenamiento y pants de viaje, entre otras prendas ya que así lo establece la reglamentación de los Juegos Olímpicos por lo que la Conade carece de cualquier responsabilidad al respecto”.

Asimismo, explicó en un comunicado, la institución espera que estas situaciones, ajenas a la responsabilidad de la dependencia, no sigan ocurriendo y que los deportistas nacionales no vuelvan a ser afectados por ello.

Por su parte, el COM explicó la razón por la que se colocaron parches en la indumentaria de algunos atletas mexicanos, y es que los uniformes son patrocinados por marcas como Joma, Arena y Adidas, y un mal registro de estas impedía que fueran mostradas durante las competencias.

“Se había advertido que habría una fuerte visoria por parte del Comité Olímpico Internacional, lo que impediría la participación de los deportistas en la justa olímpica con ropa que no estuviera registrada para hacer respetar las marcas”, expuso en un comunicado el COM.

Las federaciones nacionales de atletismo deben ser coordinadas tanto por la Conade como por el COM, con todo lo que respecta a patrocinios, financiamiento y registros, sin embargo, ninguna se hizo cargo de que estos requisitos se cumplieran en los Río 2016.

SIN EMBARGO