Roberto Paniagua Paniagua, dueño de un Porsche con el que su pareja atropelló a una persona y quien estuviera detenido por clonación de tarjetas, fue asesinado frente a su hijo en la colonia Doctores.

Paniagua Paniagua, quien estuviera preso en la Ciudad de México, Estados Unidos, Canadá y Francia; murió tras recibir al menos cuatro disparos mientras su hijo y otro joven compraban autopartes para un vehículo BMW.

El incidente ocurrió el jueves pasado, cuando tres sujetos que viajaban en motocicleta dispararon en contra de la víctima en la esquina de las calles Doctor Andrade y Doctor Federico Gómez Santos.

De acuerdo con el expediente CI-FCH/CUH-8/UI-1S/D/01478/08-2016 de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, la víctima, de 50 años de edad, llegó a las 18:30 h al lugar a bordo de su vehículo BMW color blanco, placas PSU-2742, en compañía de su hijo Alfonso Paniagua Herrera y Juan Carlos Trillo Rodríguez.

Mientras estaban en el negocio Serafo América Auto Boutique, los tres fueron sorprendidos por los presuntos responsables del asesinato, los cuales llegaron en una motocicleta de pista. Uno de los sujetos disparó contra Paniagua Paniagua, mientras que otro lo hizo contra los dos jóvenes.

En el lugar murió Roberto Paniagua, quien recibió al menos cuatro disparos, mientras que su hijo quedó en el suelo con dos heridas de bala y su amigo recibió uno más.

Tras realizar la agresión, los dos agresores subieron a la motocicleta, en donde los esperaba su cómplice para huir del lugar.

En los antecedentes criminales de Roberto Paniagua Paniagua se encuentra registrado que este contaba con dos ingresos a reclusorios de la Ciudad de México.

En 1999, la víctima estuvo preso en el Reclusorio Norte, mientras que en 2008 estuvo en el Reclusorio Oriente por tentativa de fraude agraviado en pandilla.

Asimismo, Roberto Paniagua fue investigado luego de que su pareja, Dalia Ortega de la Vega, a quien se le conoció en redes sociales como #LadydelaRoma o , arrolló a una persona en la colonia Roma tras salir de un bar en estado de ebriedad, conduciendo un vehículo del ahora occiso.

Con información de La Razón

Advertisements

¿Qué te parece?