Hoy el boxeador Misael Rodríguez aseguró la primera medalla para México en los Juegos de Río, pero hace unos meses sufría para conseguir su boleto a los Olímpicos y tuvo que pedir apoyo económico en camiones.

En septiembre del 2015, Rodríguez, junto a compañeros como Joselito Velázquez, Lindolfo Delgado, Marvin Cabrera y Édgar Ramírez llegaron a pleno Periférico en la Ciudad de México para pedir dinero con el objetivo de ir al Mundial de Qatar, ya que la Conade le retiró el apoyo a la Federación de la especialidad.

En ese momento, Misael no tenía asegurado su pase a los Juegos de Río, por lo que buscaba dinero para poder participar en los torneos internacional de boxeo que otorgaban boletos a la justa veraniega.

La Federación Mexicana de Boxeo, presidida por Ricardo Contreras, dejó de recibir recursos de la Conade, al ser desconocida por detectársele irregularidades normativas, financieras y administrativas.

El problema entre instituciones afectó directamente a los boxeadores, que en ese momento subieron a los camiones para contar su historia y pedir apoyo a los pasajeros.

Ya con el boleto a Río en mano, Rodríguez mencionó, meses después, que a los boxeadores mexicanos les faltaba fogueo en el extranjero, sumándose a las críticas en contra de las federaciones.

Este jueves, Rodríguez buscará meterse a la Final en la división de -75 kg. en Río, ya con una medalla asegurada para el País.

“Las medallas después de ‘botear’ saben mejor”, dijo Rodríguez, tras el combate.

“Sabía que podía conseguir el resultado, pero iba a ser en una pelea dura porque el rival no me iba a regalar la medalla; no me quiero desconcentrar porque quiero seguir adelante en el torneo.

“A los que faltan por competir les digo que México es un gran país y sí se puede salir adelante”, dijo el pugilista.

Redacción Reforma

Foto Reforma

Advertisements