La creación artística se convierte en muchos casos en un ideal inalcanzable ante las situaciones reales que vivimos todos los días, las necesidades de las sociedades y la manera en que hacen frente a las mismas nos lleva irremediablemente a sobrevivir en muchos casos olvidando la importancia del arte y la estética como fin primigenio en la existencia del hombre: la trascendencia.

Un documental que cuenta la historia detrás de un cine en la época revolucionaria,  las relaciones familiares virtuales por la imposibilidad de la cercanía física, y cómo a través de ellas se impacta en una sociedad, a veces indolente e indiferente, el desborde arquitectónico más allá de previsiones que a sesenta años resultan anacrónicas, el ORGULLO por las raíces que se presentan a través de leyenda del nahual y su relación con la desaparición de comunidades rurales y su influencia directamente proporcional con la pérdida de las tradiciones de las mismas, la resignificación de un paisaje que para muchos pasa desapercibido y que podría tal vez concientizar de su importancia, al voltear la mirada y decidir ser conscientes de su existencia, la utilización de las nuevas tecnologías de una manera alternativa para la rehabilitación de aquellos que así lo necesitan, por medio del sonido, una integración a la vida y una explotación de habilidades al mismo tiempo, una realidad al más puro estilo de la “Metamorfosis” Kafkiana, donde un ser humano se va convirtiendo en un personaje animado, no resulta descabellado en la realidad cuasi virtual en la que nos sumergimos todos los días, el relato del aislamiento que viven comunidades contrastado con la “excesiva” comunicación en ciertas ciudades y la sensación de soledad que esto produce, la historia detrás de un elemento tradicional como el barro son todas razones y no pretextos para contar historias, para relacionarnos con lo que se vuelve parte de nuestras vidas, y para hacérselo saber a los demás. ¿Qué caso tiene una historia si no hay unos ojos o unos oídos preparados para escucharlas?

La resignificación de las artes visuales, en especial de la fotografía como una manera de capturar momentos, imágenes, paisajes, realidades imaginarias que se vuelven reales  y situaciones cotidianas, es la nueva forma de transmitir la cultura, el relato oral queda a veces desbancado por las nuevas tecnologías de texto: los emoticones, lo impersonal,  y la falta de referentes del que se convierte en emisor y receptor al mismo tiempo; sin embargo las artes visuales y su enfoque subjetivo le dan un nuevo significado a la forma de transmitir la cultura.

Una imagen dice más que mil palabras y este “Caleidoscopio de Miradas” ha de ser interpretado a través de los ojos del que mira…

La invitación es a asistir el próximo 16 de agosto en punto de las 12:00 horas en el Museo del Barro de Metepec, ubicado en Avenida Estado de México No. 10 en el Barrio de Santiaguito. ¡Allá nos vemos!

Follows, quejas y sugerencias en @PalomaCuevasR, bienvenidos sean.