La Procuraduría General de la República (PGR) informó al Poder Legislativo que en Nochixtlán hubo civiles que dispararon hasta con armas largas, hirieron policías y atacaron dos helicópteros; uno a balazos y otro con cohetones, pero todavía está en la investigación qué organizaciones civiles participaron.

Reveló que hasta el momento el Ministerio Público Federal no ha podido entrar a Nochixtlán para conocer y analizar la escena de los hechos ocurridos el 19 de junio, pero que ya tiene el peritaje de 89 armas que portaban 62 policías —32 federales, seis estatales y 24 viales de Oaxaca— y las coteja con las ojivas extraídas de los seis muertos, producto de un total de diez disparos, incluso uno de ellos recibió tres disparos.

Durante una reunión con legisladores integrantes de la Comisión Especial de Seguimiento a los Hechos en Nochixtlán, Oaxaca, la procuradora General de la República, Arely Gómez, señaló que el Ministerio Público Federal investiga siete delitos, entre ellos el robo de uniformes, armas y equipo antimotines, privación de la libertad y homicidio.

Llamó a las víctimas a acercarse a la PGR, pues hasta el momento ninguna ha presentado denuncia penal por los hechos y el Ministerio Público sólo tiene el registro oficial de un herido.

Aunque la reunión con los legisladores fue privada, al finalizar correspondió a la presidenta de la Comisión, Mariana Gómez del Campo y al subprocurador de Control Regional, Procesos Penales y Amparo, Gilberto Higuera, dar la información que puede ser pública, a fin de no lastimar en debido proceso.

El subprocurador afirmó que las investigaciones realizadas hasta el momento permiten comprobar que los policías heridos en este enfrentamiento recibieron disparos de armas largas.

“Sí hubo disparos de parte de civiles. Hay testimonios. Pruebas que así lo demuestran. Estaremos identificando en el curso de la investigación a sus autores… (respecto a los policías heridos)… en este caso en particular parece que algunos sí provienen de arma larga, también de arma corta”, dijo el subprocurador.

Interrogado sobre la imposibilidad de la PGR a entrar en Nochixtlán para conocer y analizar la escena del crimen, el subprocurador explicó que “ciertamente, aunque no hemos estado en el lugar donde ocurrió el suceso, la legislación procesal nos permite poder obtener datos y medios de prueba, sin necesidad de ella. Sin embargo, estamos trabajando para conciliar nuestro acceso y espero, muy pronto, con los organismos defensores de derechos humanos”.

Mariana Gómez del Campo aseguró que la titular de la PGR les informó que, del 8 al 27 de julio, integró 32 carpetas de investigación por los delitos de robo de uniformes, armas y equipo antimotines; ataque a las vías generales de comunicación; daño en propiedad ajena, como incendio de instalaciones y vehículos oficiales; lesiones; privación ilegal de la libertad; resistencia de particulares y homicidio.

Aclaró que durante los hechos del 19 de junio, tres policías fueron retenidos por la población, y la cifra que tiene es de 101 policías heridos, de quienes 70 son federales, 25 estatales y seis de la Agencia estatal de Investigación.

De las 89 armas que revisó, 36 son largas y 53 cortas.

“Un dato relevante es que la PGR confirma que hubo civiles que portaban armas de fuego y que un helicóptero de la Policía Federal sufrió daños provocados por armas de fuego, que le hicieron dos orificios y que un segundo helicóptero resultó dañado por cohetones”, puntualizó.