En su primera y segunda campaña para conquistar la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador divulgó entre sus mensajes el que decía que la suya es una “Honestidad Valiente” y por tanto podría presumir la “austeridad” con la que se ha manejado desde que ingresó al servicio público y en consecuencia, el manejo y administración de recursos por miles de millones de pesos. La intención del eslogan propagandístico fue hacer creer al receptor que él no roba.

En días recientes López Obrador presentó su declaración 3 de 3, misma que se había comprometido a hacer pública en una entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva (Radio Fórmula, 14 de julio 2016). En esa ocasión declaró que gana 50 mil pesos mensuales por ser el presidente del partido Morena, además de tener ingresos originados en las regalías por la venta de sus libros y por dar conferencias en universidades.

Al presentar su 3 de 3 López Obrador manifestó que no tiene casas ni automóviles a su nombre, que su ingreso en 2015 fue de 600 mil pesos, como no participa en consejos de administración de empresas o instituciones, dijo no tener conflictos de interés e informó que tiene una cuenta bancaria de nómina en Banca Afirme con menos de 100 mil pesos.

Al respecto, el presidente de Morena escribió en redes sociales: “No quiero que la derecha me confunda con Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña y otros corruptos. No somos iguales. Aquí pueden ver mi declaración de bienes”.

“Yo no soy corrupto. Lo que estimo más importante en mi vida es la honestidad. Realmente no tengo bienes materiales. Ya lo que tenía lo cedí, lo entregué, a mis hijos”.

Cuando Andrés Manuel López Obrador fue jefe de Gobierno en el Distrito Federal presentó entre el año 2000 y 2004 su declaración patrimonial, en ellas aseguró que tenía cinco inmuebles, entre casas, terreno y departamento, al menos dos cuentas bancarias y algunos automóviles. Hoy los inmuebles los entregó a sus hijos, por lo que afirma no poseer nada. Dichos inmuebles son:

– Un departamento en la Ciudad de México comprado al contado en 2002.

– Una casa en Villahermosa, Tabasco, adquirida en 1981.

– Una casa en Teapa, Tabasco, adquirida en 1985.

– Otra casa ubicada en Teapa, Tabasco, adquirida en 1998 por donación o herencia.

–Un predio rústico en Teapa, Tabasco, adquirido por donación en el 2000. 

Para el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), promotor de la iniciativa para que los políticos presenten su declaración patrimonial, de intereses y fiscal, (3 de 3), las declaraciones de López Obrador incurren en algunas omisiones e inconsistencias.

Según Alexandra Zapata, investigadora del IMCO, existen algunas inconsistencias e imprecisiones en la declaración 3 de 3 de López Obrador,  “sólo reportó sus ingresos de 50 mil pesos mensuales por su labor como dirigente partidista, pero no declaró cuánto obtiene por regalías de libros que se han vendido muy bien según ha dicho el propio líder de Morena a diversos medios de comunicación. Tampoco reportó sus ingresos vía conferencias, las cuales cobra entre tres mil 500 y 20 mil dólares, de acuerdo a lo dicho por él el 14 de julio en Radio Fórmula.”

La investigadora del IMCO comenta: “Dice que no recibe ni un peso de conferencias o regalías de sus libros (en su declaración patrimonial), pero al mismo tiempo en entrevistas anteriores ha dicho que vive de las regalías de sus libros. Entonces, ahí hay una clara inconsistencia entre lo que declaró (en su 3de3), bajo protesta de decir verdad, y lo que ha dicho públicamente, pero eso es cancha de los ciudadanos y no de nosotros como promotores de la iniciativa”.

Otras omisiones señaladas por Alejandra Zapata son la no manifestación de algún seguro de gastos mayores médicos, con el que debe haber pagado su atención cuando tuvo problemas cardiacos hace tres años y el empleo de sus hijos mayores.

Para los líderes del PAN y PRI lo declarado en la 3 de 3 de López Obrador no es cierto. Ricardo Anaya, presidente del PAN señaló que había “evidenciado su menosprecio a la inteligencia de los mexicanos, a quienes considera que puede convencer únicamente con el poder de su palabra”. El dirigente del PRI, Enrique Ochoa comentó: “Andrés Manuel López Obrador presentó una farsa como declaración 3de3 y lo tenemos que señalar”.

A ellos y a los demás que han criticado su 3 de 3, López Obrador les contestó que no creen en su declaración porque él es honrado y  ellos son corruptos. La respuesta y este episodio revelan que todo lo que dice y hace el ya candidato de Morena a la presidencia es crear las condiciones para que su discurso en contra de la corrupción de los políticos del PRI y del PAN tenga credibilidad en la campaña presidencial de 2018.

Para López Obrador su tercera campaña en busca de la presidencia está en proceso y de manera consistente trabaja en el objetivo de conquistar el poder. El discurso en contra de la corrupción ya demostró su eficacia en las elecciones de 2015 y 2016. No lo va a ceder.

Redacción Yahoo Noticias

Advertisements