Donald Trump ha pasado de una polémica a otra más grave en su breve campaña como candidato del Partido Republicano. Por eso, parece que los miembros más conservadores de esta organización están pensando en retirarle todo su apoyo: cuando sólo faltan tres meses para la elección presidencial.
De acuerdo con la agencia AP, los republicanos ya dan por perdida la votación que se realizará el próximo 7 de noviembre y están encabritados exasperados por los discursos de Trump que sólo han causado división en todos los sectores de la sociedad, además de continuar con el mismo talante que utilizó en las primarias.

Sara Fagen, directora política del expresidente de Estados Unidos George Bush, de plano desestimó todas las posibilidades de que Trump pueda llegar a la Casa Blanca, ya que con sus declaraciones y propuestas “ha perdido grupos que no podrá recuperar”.

En contraste, los simpatizantes del magnate se consuelan diciendo que todavía hay suficiente tiempo para cambiar esa percepción sobre el candidato multimillonario, además que la mala imagen de Hillary Clinton, candidata demócrata, les puede ayudar a ganar adeptos a su causa.

Redacción Sopitas.com

Advertisements