Hay dos historias sobre quién creó el primer peluche. Margarete Steiff hacía almohadas en forma de animales que después vendió como juguetes cerca del año 1903. Otra versión es la relacionada a Roosevelt, quien al no dispararle a un oso en una cacería, recibió de un amigo un oso de tela como regalo, al que bautizó como “Oso Teddy”, seudónimo del ex presidente norteamericano.
En México hay una historia especial de los peluches. ¿Has escuchado alguna vez de Xonacatlán? Tal vez no, pero seguro has visto parte de él sin saberlo. Recordarás un peluche pachoncito o uno enorme, de esos que sobrepasan nuestra altura y pueden ser resbaladilla o cama, si es así, entonces conoces algo de Xonacatlán, este municipio del Estado de México es el principal distribuidor de peluches del país.

El pueblo del peluche inició el negocio desde hace 28 años con la familia Ortíz Bustamante, no sólo una familia es la que puede dar el distintivo del pueblo peluchero, más de 400 familias se dedican a ello, con su propio taller o en alguna actividad del negocio.

Te invitamos a que visites este municipio donde encontrarás precios muy accesibles, por ejemplo un oso de 1.60 metros puede costar de 800 a 900 pesos, uno de tamaño pequeño alrededor de los 15 a los 30 centímetros varía de 30 a 100 pesos y si quieres algún otro producto o una reproducción de ti en peluche también te la pueden hacer.

Fuente: UnoTV