En las últimas cinco justas olímpicas, los directores generales de la Conade han tenido justificaciones para el poco rendimiento de los atletas mexicanos y, por ende, la escasa cosecha de medallas

Con motivo de los Juegos Olímpicos de Río 2016, aunado a la falta de éxito en los atletas mexicanos dentro de la justa, la incertidumbre ronda entre los espectadores. Prensa e incluso los propios deportistas se preguntan por qué México es incapaz de obtener metales dentro de la justa veraniega.

A lo largo de la historia se ha mostrado una falta de infraestructura para impulsar el deporte nacional. Un gran número de directores han pasado por la Conade, todos ellos han tenido una justificación para su poco éxito.

Ivar Sisniega

Estuvo al frente del organismo en el periodo de 1994 al 2000, dentro de su administración vivió los Juegos Olímpicos realizados en Sydney; al respecto de los bajos resultados de los atletas argumentó que:

El deterioro olímpico mexicano se debe a la falta de presupuesto, recursos y al poco interés (…) los Juegos Olímpicos del 68 fueron un proyecto inacabado y de ahí se desprende el deterioro que padecen los atletas mexicanos.

México obtuvo seis medallas en Australia; una de oro, dos de bronce y tres de plata

Nelson Vargas

Al frente de la Conade de 2000 a 2006. En la justa olímpica de Atenas 2004, México solo consiguió tres medallas de plata y una de bronce.

Vargas se mostró contento al respecto, cabe señalar que su declaración antes de las competencias fue “a lo mejor no cae ninguna (medalla)”. Sin embargo, en general expresó:

Estoy contento con el resultado, pero de lo que estoy seguro es que mientras en este país se descalifique todo de una forma tan brutal, el avance no se verá en ninguna área.

Carlos Hermosillo

Fue el titular entre 2006-2009; le tocó vivir la experiencia en los juegos de Beijing 2008, donde se obtuvo la pobre cosecha de una medalla de oro y dos de bronce.

Cabe señalar que durante este proceso se llevó a atletas jóvenes, la mayoría menores de 25 años.

Hoy definitivamente las medallas son las que hablan, pero debemos sentirnos tranquilos y satisfechos, tenemos un grupo de deportistas muy jóvenes e importantes para el siguiente ciclo olímpico.

El principal problema de Hermosillo fue la gestión de los premios para los ganadores de medalla; prometió grandes cantidades de dinero y viajes a los que obtuvieran metales, lo cual incumplió y quedó como un adeudo que la siguiente administración se vio obligada a finiquitar.

Bernardo de la Garza

Director de 2009 al 2015, estuvo en la etapa en que se realizaron los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres; México obtuvo una medalla de oro, tres de plata y tres de bronce, siete en total.

Por su parte vaticinó que los atletas que participaron en Londres tendrían su mejor desempeño en Río 2016 pues vivían un proceso.

Escalamos una posición respecto a Río de Janeiro. Tuvimos un compromiso de trabajo para que esta delegación hiciera historia y así fue. Se hizo de una manera que a todos nos ha dejado orgullosos y esperamos que esto ayude a convocar a más mexicanos a practicar del deporte.

Alfredo Castillo

Apenas comenzó a tomar el cargo en 2015 y hoy ya vive los Juegos Olímpicos de Río. Hasta el momento México no ha obtenido ninguna medalla, lo que ha puesto de nueva cuenta en el ojo del huracán al deporte mexicano y el camino que está llevando.

Al igual que Garza, expresa:

Son generaciones de chicos que tienen entre 20 y 25 años, que van a tener su verdadera fortaleza en Tokio, dentro de cuatro años.

Por otro lado pide no se culpe a los atletas, sino invita a un cambio de fondo.

“No podemos cargarle tanta responsabilidad a ellos (los deportistas), sobre sus hombros, este es un problema de fondo. El deporte en México tiene que cambiar de raíz, después de Río es una muy buena oportunidad”, expresa Castillo.

 

MUNDOEJECUTIVO.COM

Advertisements