El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) presentó una denuncia contra Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo de Veracruz, por los delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

El representante legal de la sección 32, Javier Martínez, denunció que durante los cuatro años en que Yunes Linares fue director del ISSSTE llevó a cabo un sistema de préstamos a maestros por medio de tres empresas de parientes suyos.

Agregó que los montos otorgados a los maestros eran descontados a través de la nómina de los profesores, quienes pagaron intereses altos por el dinero que solicitaron a través de préstamos a la empresa Consupago.

El abogado refirió que “la familia Yunes Márquez integró estas empresas para beneficiarse con las mordidas que recibían con su pago. Consideramos que no sólo afectó a maestros de Veracruz, sino maestros de todo el territorio nacional”.

De acuerdo con la denuncia, las empresas a través de las cuales se llevaron a cabo las transacciones son Cobranza y Recuperación, cuyos accionistas son Leticia Isabel, esposa de Yunes Linares, y sus hijos Omar, Miguel Ángel y Fernando Yunes Márquez.

Además, el SNTE también identificó que accionistas de las empresas Corporate Linkage también son familiares del gobernador electo.

Al acudir a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, Javier Martínez denunció que “estas empresas se dedicaban a facilitarles el convenio con su pago, y a cambio de ello recibían las comisiones. Facilitaba la firma de convenios entre las dependencias y las constructoras a través de tráfico de influencias. Siendo director del ISSSTE (Yunes Linares) tenía influencia sobre otras entidades”.

Redacción La Crónica

Advertisements