Hasta ahora, ha sido la imagen con mayor espíritu olímpico en Río

El nadador español Miguel Durán salta a la piscina pero sus rivales de la cuarte serie de los 400 metros libres lo miran, estáticos.

Durán llora en el agua porque el arranque nulo es motivo de descalificación. No competirá en Río. El estadio aplaude y los jueces deciden readmitirlo.

Este sábado, el nadador español pasó por muchos estados emocionales tras ser descalificado y readimitido.

Finalmente, cuando regresó al a zona de piscinas, compitió y finalizó en la última posición de esa serie. Además del estadio entero, las redes sociales apoyaron a Durán con mensajes de afecto.

Redacción El País

Advertisements

¿Qué te parece?