Vanderlei Cordeiro de Lima, exmaratonista ganador de bronce en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, fue el encargado de encender el Pebetero

La cultura, la música, y la naturaleza de Brasil quedaron expuestas en la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos 2016, tal vez, una de las mejores Ceremonias de Apertura de la historia. Rio 2016 deslumbró con las bellezas naturales del país, la evolución del continente y una muestra acabada de efectos especiales que iluminaron el cielo de Río de Janeiro.

El mítico estadio Maracaná fue testigo del espectáculo montado magistralmente para que Rio 2016 le dijera presente al mundo con una espectacular y colorida Ceremonia Inaugural que arrancó con la muestra de una vista aérea de la Ciudad Maravillosa. Iluminado y exultante, el Cristo Redentor, vestido para la ocasión, dio la ilusión óptica de estar observando las playas y los morros de la ciudad mientras “Aquele Abraco” del popular Gilberto Gil fue interpretado por Luiz Melodia antes de una lluvia de fuegos artificiales que iluminaron el estadio.

 El acto protocolar continuó con el Himno de Brasil, que fue entonado por Paulinho da Viola con el público acompañando sus estrofas con emoción desde las pobladas tribunas.

El show musical se inició con la presencia de cientos de bailarines junto a una colorida cortina de cintas y la proyección del mar, la selva y los bosques del extenso territorio de Brasil que marcó el nacimiento de la vida.

El estadio estalló en un grito cuando la modelo brasileña Gisele Bundchen desfiló interpretando a “Garota da Ipanema” de Tom Jobin e interpretada por Paulinho da Viola.

El ingreso de Gisele, de 36 años, despertó el delirio y la admiración del público mientras la modelo desfiló hacia la imagen de Jobim, padre de la bossa nova, seguida por un reflector que impactaba sobre su brillante vestido abierto en la parte delantera.

Después  de la exuberante Gisele, fue el turno de los malabaristas, quienes en una de las cabeceras del estadio armaron con cubos blancos el nacimiento del Brasil contemporáneo, antes de dar comienzo a la tradicional música del Samba, el “pasinho” y el funk nacido en las entrañas de las favelas, que dieron rienda suelta a las manifestaciones de alegría y emoción del público que cantó y bailó “País tropical”.

Acto seguido apareció una réplica del avión 14-bis diseñado por Santos Dumont y que según cuenta la historia del país fue el primero en surcar los cielos de Brasil.

Un alto en la muestra musical y después de que un niño dejó una planta en el centro del campo, la ceremonia dio paso al desfile de las delegaciones de todos los países que suman un total de 11.000 atletas y que serán los verdaderos protagonistas de los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

La primera delegación en desfilar fue la de Grecia, y el resto continuó en orden alfabético hasta que nuevamente volvieron los gritos y la algarabía con el ingreso de la festiva delegación de Brasil.

Luego del segundo lanzamiento de fuegos artificiales Carlos Nuzman, presidente del Comité de Rio 2016 dio su discurso destacando que “Brasil da la bienvenida a todos con los brazos abiertos.  Soy el hombre más orgulloso del mundo”, dijo Nuzman.

El momento más emotivo de la ceremonia fue el encendido del pebetero. El primero en entrar en Maracaná portando la llama Olímpica fue el tenista Gustavo Koerten, que entregó la antorcha a la jugadora de baloncesto Hortencia Marcari. Pero el gran honor de encender el pebetero recayó en el ex maratoniano Vanderlei Cordeiro da Lima, vencedor del bronce en los Juegos de Atenas 2004.

La llama Olímpica luce ahora en el pebetero hasta el final de los Juegos, el próximo 21 de agosto.

Advertisements