Los primeros renders aparecían en 2010 como una idea futurista que retomaba un proyecto de la década de 1960, pero esta idea evolucionó contra todos los pronósticos y el pasado mes de mayo presentaron el proyecto formal, el cual buscaba hacer realidad la idea de aquel asombroso autobús elevado que pasa por encima de los coches en pleno tráfico.

Aun con este proyecto en la mesa y la autorización del gobierno chino, todos pensaban que era una locura, un proyecto inviable que traería más problemas que beneficios, sin embargo China no se detuvo y este martes arrancaron con las primeras pruebas operativas bajo condiciones reales, para mostrar al mundo que el Straddling Bus es ya una realidad.

El ahora conocido como Transit Elevated Bus o TEB-1 tuvo su primer viaje de prueba este martes en la ciudad de Qinhuangdao, en la provincia de Hebei, pero como parte de esta prueba sólo se está haciendo un recorrido gratuito de 300 metros con giros limitados, esto con la intención de ver los desafíos a los que se enfrenta, como el tráfico, la aceptación de los usuarios, así como la respuesta de otros conductores.

El TEB-1 hace un recorrido por unas vías diseñadas exclusivamente para él, tiene 22 metros de largo y 7,6 metros de ancho, tiene una capacidad para 300 pasajeros y viaja a una velocidad máxima de 65 km/h, su altura es de casi 5 metros de los cuales 2,1 metros son para que los coches pasen por debajo de él.

La compañía responsable de su fabricación ya ha cerrado contratos con otras cinco ciudades en China: Nanyang, Qinhuangdao, Shenyang, Tianjin y Zhoukou, y durante lo que resta del 2016 seguirán experimentando en Qinhuangdao con el objetivo de ampliar el trayecto con miras a añadir más autobuses y nuevas rutas en 2017, ya que la fabricación tanto del autobús como de la infraestructura necesaria representa apenas un 16% de lo que costaría crear una nueva línea de metro.

Vía | Xinhua News Agency

Advertisements

¿Qué te parece?