Ciudad de México. La tormenta Earl se convirtió este miércoles en huracán categoría I, al alcanzar vientos de 120 kilómetros por hora en las aguas cálidas del mar Caribe, mientras se desplazaba rápidamente hacia las costas de Belice y México.

Alrededor de 600 pescadores de Punta Allen y Banco Chinchorro, en el sur de Quintana Roo, fueron desalojados junto con sus familias a sitios seguros, ante el posible embate del huracán Earl, informó el secretario de Gobierno, Román Quian.

Al encabezar en la capital del estado la segunda reunión del Comité Operativo Especializado en Fenómenos Hidrometereológicos, el funcionario sostuvo que el gobierno estatal está preparado para atender cualquier contingencia. La Coordinación Estatal de Protección Civil decretó alerta naranja para el sur y centro de Quintana Roo, y la elevó a amarilla para el resto de la entidad, informó Guillermo Morales, coordinador en la zona norte del estado.

En tanto, Volaris informó que todos los clientes con vuelos desde y hacia Chetumal, Quintana Roo, y Villahermosa, Tabasco, pueden realizar cambios sin cargo para los próximos 90 días. Asimismo, empresas transportistas suspendieron corridas a Belice y a Mahahual.

En Chiapas se mantuvo alerta preventiva; mientras que en Yucatán se dispuso alerta amarilla –al igual que en Campeche, para los municipios de Calakmul, Escárcega, Candelaria, Palizada, Champótón, Carmen y Campeche— y se habilitaron 210 albergues.

Redacción La Jornada