Bantú no era un gorila sano, sus padecimientos físicos contraindicaban la anestesia que los médicos del Zoológico de Chapultepec suministraron para trasladarlo a Guadalajara, Jalisco, y con el fin de aparearse con dos hembras.

Así lo determinan los resultados de los estudios histopatológicos que realizaron los especialistas mexicanos, como parte de la necropsia que hicieron al cadáver del primate para conocer las causas de su deceso y el cual ya fue entregado al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Bantú padecía una cardiopatía no reciente, debido a que su corazón y sus arterias tenían un crecimiento anormal, además padecía de un problema grave en el hígado y de sobrepeso.

Estos males fueron determinantes para que el estado de salud del gorila entrara en crisis cuando los médicos veterinarios lo anestesiaron.

Cabe aclarar que los peritos patólogos avalaron en sus conclusiones que el suministro del medicamento fue adecuado.

Sin embargo, advirtieron que en términos generales Bantú contaba con descuido físico y no tenía un control médico aceptable, porque de lo contrario, los veterinarios habrían descartado el uso de sedantes.

La histopatología sirve para diagnosticar enfermedades a través del estudio de tejidos que los peritos retiran para poderlos observar con el microscopio a través de la técnica de parafina.

Bantú murió a los 24 años de edad el pasado 7 de julio, cuando lo preparaban para ser trasladado al Zoológico de Guadalajara bajo el entendido de preservar la especie, ya que era el único macho ejemplar de gorila en tierras bajas occidentales.

Según la Secretaría de Medio Ambiente local (Sedema), la preparación siguió los protocolos médicos-veterinarios internacionales establecidos por la Asociación de Zoológicos y Acuarios de Estados Unidos y en la que habrían colaborado 20 especialistas.

No obstante, el proceso derivó en complicaciones y hacia las 21:30 horas de ese día Bantú presentó un paro cardiorrespiratorio del que trataron de reanimarlo por un lapso mayor a 30 minutos. Cualquier esfuerzo resultó infructuoso y fue declarado muerto por los veterinarios.

El informe de la Sedema enunciaba que los especialistas determinaron usar dos dosis de medetomidina para sedar al gorila, a pesar de que el protocolo únicamente permitía una sola dosis conformada por tres fármacos identificados como ketamina, tiletamina/zolacepam y medetomidina.

Por estos, hechos Juan Arturo Rivera Rebolledo, director de Zoológicos y Vida Silvestre del Gobierno capitalino, fue separado del cargo, mientras que la titular de la Sedema, Tanya Müller, comparecerá ante la Asamblea el próximo 18 de agosto para explicar las condiciones en las que se han registrado las muertes de varios animales en el Zoológico de Chapultepec, entre ellos, Bantú,Jambi, un orangután, y Lío, un chimpancé macho de 31 años, así como una hembra de bisonte americano.

Crean red para monitorear biodiversidad

México contará con un Sistema Nacional de Monitoreo de la Biodiversidad, el cual colocará al país en la vanguardia para la compilación de información y será estratégico para obtener indicadores y evaluar la efectividad de las acciones y de las políticas de aprovechamiento sustentable de conservación de ecosistemas, afirmó Lorenzo de Rosenzweig director general del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza.

Durante la presentación del programa ayer en el Museo de Arte Popular, destacó que México concentra una gran biodiversidad. Por eso la protección de la biodiversidad debe ser una “prioridad nacional”.

La alteración constante del territorio del territorio, con la construcción de asentamientos humanos, carreteras, proyectos mineros, turísticos, agropecuarios o hidroeléctricos, advirtió.

En su participación, Jorge Rescala director general del Comisión Nacional Forestal, destacó que el monitoreo proporcionará información veraz, ordenada y periódica para la toma de decisiones y planeación.

(Eugenia Jiménez/México)

Advertisements

¿Qué te parece?