El próximo mes de noviembre tendrán lugar las elecciones de Estados Unidos y, como ciudadanos de este país –aunque de una ciudad que no existe– Homer y Marge Simpson ejercerán su derecho a voto. El matrimonio ha decidido quién será su candidato en un vídeo publicado en el canal de YouTube Animation on Fox, que ha superado las 900.000 visitas desde su publicación el 30 de julio.

“No puedo ¡no puedo! No puedo hacer el amor hasta haber decidido a quién votar”, dice Marge al comienzo del vídeo, interrumpiendo sus besos. Homer lo soluciona a su manera: buscando la respuesta en la televisión.

Lo que el matrimonio capta en la tele es la parodia de un spot propagandístico para las elecciones de 2008, titulado al igual que el vídeo de los Simpson, 3 a.m. En el anuncio original, que apoyaba a Hillary Clinton, una voz en off decía: “Son las 3 a.m y sus hijos están dormidos y a salvo, pero un teléfono suena en la Casa Blanca. Algo está pasando en el mundo, y tu voto decide quién responderá a esa llamada”.

La parodia de Los Simpson bromea con qué ocurriría si Hillary Clinton o Donald Trump respondieran a esa llamada de las 3 de la madrugada: al sonar el teléfono en la casa de los Clinton, es el expresidente Bill Clinton el que lo coge. Cuando se da cuenta de que la llamada no es para él, pasa el teléfono a su mujer. “Es para ti”, le dice. “Sí, de ahora en adelante, es siempre para mí”, responde Hillary, enfadada.

A diferencia de los demócratas, la llamada pilla a Trump despierto y tuiteando, así que hasta que no termina de enviar su mensaje, decide cancelar la llamada. Cuando se pone en marcha junto a su séquito de ayudantes, le inyectan botox, colorean su piel y colocan el tupé del candidato –un perrito– en su sitio. Para cuando está preparado, ya no hay tiempo. “¿Es demasiado tarde? ¿La flota china está avanzando?” pregunta por teléfono. Y contesta: “Construyan otro muro. ¡Sí, en el océano, perdedor!”.

La habitación de Trump en la parodia está llena de referencias a algunos escándalos que han surgido alrededor del candidato: en la agenda de su teléfono aparece el teléfono de la “redactora de los discursos de Michelle Obama”, con relación al discurso que Melania Trump copió parcialmente a la Primera Dama. Junto al republicano hay un libro titulado Grandes discursos de Hitler que, según su exmujer Ivana Trump, Trump tenía en la cama. En la pared aparece un cuadro de sus hijos con un tigre. En 2012, la asociación animalista PETA criticó las fotos de las cacerías de la familia.

Cuando termina el anuncio (“pagado por los estadounidenses que empiezan a echar de menos a Obama”, aparece al final), a Homer se le han aclarado las ideas. Tras decirle a Marge que votará a Trump, esta contesta, poniendo al perro entre ambos, que no sabe si podrá volver a estar con él. A lo que Homer responde: “Y así es como me convertí en demócrata”.

Esta no ha sido la primera aparición de Trump en Los Simpson: en un capítulo emitido en el año 2000 y ambientado en el futuro, Lisa es Presidenta y tiene que hacer frente a la quiebra  que provocó Trump. En 2015, En 2015, los Simpsons sacaron otro clip solo para YouTube en el que Homer cobraba por formar parte del público de un acto del candidato.

Redacción Verne