Este incidente eleva la cifra de rusos muertos en Siria a 18 desde que Moscú entrara en el conflicto sirio para ayudar a su aliado Bashar al-Asad

Un helicóptero ruso Mi-8 fue derribado este lunes en la provincia de Idleb (noreste de Siria) cuando regresaba a su base aérea. Los cinco ocupantes del aparato murieron, según informó Moscú.

El derribo del Mi-8, que había realizado una entrega de ayuda humanitaria según el ministerio de Defensa, eleva la cifra de muertos rusos a 18 desde que Rusia decidió entrar en el conflicto sirio el 30 de septiembre de 2015 para ayudar al presidente sirio Bashar al-Asad. En la provincia donde fue atacado el helicóptero se han registrado numerosos bombardeos rusos durante este lunes. 

Advertisements

¿Qué te parece?