La Oficina de Electricidad y Agua de la ciudad de Dubái, Emiratos Árabes Unidos (EAU), anunció que un consorcio de su país y España se encargará de llevar a cabo la tercera parte de los trabajos con los que se construirá la planta de energía solar más grande del mundo.
Se espera que dicha planta; cuyo nombre alude al mandatario de los EAU, Mohammed bin Rashid Al Maktoum; produzca un total de mil megavatios de energía para el año 2020 y de 5 mil megavatios para el 2030.

Con ello, el país que figura como el cuarto productor de petróleo en el mundo, avanza en su meta de abastecer, para el 2050, a partir de fuentes limpias el 75 por ciento de la energía que se requiere en Dubái.

Además, las autoridades de energía de los EAU ya analizan la posibilidad de aprovechar la energía geotérmica en el proceso de desalinización del agua.

Al respecto, la economista Rachel Cleetus, de la Union of Concerned Scientists de Cambridge, Massachusetts, indicó que la nación árabe “igual que todo país racional, piensa en el futuro y se da cuenta de que hay que planificar una estrategia de diversificación”.
Con información de AP.