Hillary Clinton se transformó esta noche en la primer mujer en la historia de Estados Unidos en ser candidata a presidente. La funcionaria de Barack Obama fue elegida por 2.383 en la Convención Nacional Demócrata para medirse en noviembre con su par del Partido Republicano, Donald Trump.

La elección de la esposa del expresidente Clinton no estuvo exenta de tensión ya que los simpatizantes de su rival en las primarias, el senador Bernie Sanders, decidieron mantener su voto y dividieron, así, el resultado final.

Para definir cuántos representantes apoyaban a Clinton y cuántos a Sanders, se organizó una votación a viva voz en el Wells Fargo Center de Filadelfia.

Además de haber conseguido el mayor número de delegados en las elecciones primarias y los caucus (asambleas populares) durante los primeros seis meses del año, Hillary contó también con el apoyo de una abrumadora mayoría de superdelegados, una figura de la convención que vota no por haber sido electo en las internas, sino por pertenecer al partido.

El apoyo de su esposo, Clinton.

Hillary recibió también el apoyo de la primera dama estadounidense, Michelle Obama. Sin nombrarlo, la esposa del presidente calificó al magnate del Real Estate con las tres “i”: impulsivo, irresponable e ignorante.

Advertisements