Una mujer llevando a un bebé en una carreola quería bajar a la planta baja de un centro comercial en China. Entonces, hizo una maniobra con las ruedas delanteras para que el vehículo en el que transportaba a su bebé pudiera ir en la escalera eléctrica, por delante de ella.
Sin embargo, a pesar de que las cámaras de seguridad lo podrían atestiguar, la mujer nunca se preocupó por verificar si la carreola había quedado situada en una posición adecuada.
Así la escalera comenzó a avanzar, cuando la carreola perdió el equilibrio y provocó que la mujer soltara el vehículo. El bebé salió disparado y empezó a rodar cuesta abajo, golpeándose contra los bordes metálicos, provocando una gran caída.

Advertisements

¿Qué te parece?