Nueve muertos y 19 heridos, tres muy graves, dejó un tiroteo en un gran centro comercial de Múnich, según la policía local, el acto fue cometido por un joven germano-iraní de 18 años de la capital bávara, que se suicidó.

“El autor es un germano-iraní de 18 años de Múnich”, que no era conocido por los servicios de policía, y vivía desde hace mucho tiempo en la capital bávara, declaró Hubertus Andrä en conferencia de prensa.

“Las motivaciones siguen estando totalmente no dilucidadas”, añadió. Indicó que el autor gritó algo en el momento de empezar el ataque pero la investigación aún no ha permitido saber qué exactamente.

El joven empezó a disparar con una pistola a la salida de un restaurante de hamburguesas antes de seguir el tiroteo en el centro comercial vecino y darse a la fuga.

Una agente lo hirió con arma de fuego pero el joven logró escapar. Su cuerpo sin vida fue descubierto más tarde por la policía, que constató que se había suicidado.

La policía de la ciudad bávara anunció el “final de la alerta” lanzada al producirse la matanza, aunque se mantenía “prudente”.

Los transportes volvían a funcionar. La estación central de trenes de Múnich, que había sido evacuada, reabrió y los trenes que habían quedado bloqueados pudieron circular de nuevo.

La canciller Angela Merkel convocó para este sábado una reunión de su consejo federal de seguridad en Berlín para analizar la situación, indicó su portavoz.

Según informaciones recogidas por la AFP, varios testigos hablaron de atacantes con rasgos “árabes”.

La televisión alemana de información NTV por su parte indicó que según un video aficionado el autor de la matanza parece proferir insultos racistas antes de disparar, lo que puede hacer pensar en un acto de un extremista de derecha.

Ciertos medios periodísticos alemanes señalaron que el tiroteo se produjo el día del aniversario de la matanza cometida hace cinco años en Noruega por un extremista derechista, Anders Behring Breivik, que masacró a tiros a 77 personas en una concentración de jóvenes laboristas en la isla de Utøya.

Advertisements