OAXACA, Oax. (OEM-Informex).- En trifulca terminó la conferencia del sacerdote Carlos Franco Pérez Méndez acusado de violación por el joven Lenin, cuando éste arribó a las instalaciones del Centro Diocesano de Pastoral, mientras el representante de la Iglesia católica en Oaxaca ofrecía una conferencia de prensa para dar a conocer la absolución por parte de las autoridades.

En una mesa acompañado de representantes de la Iglesia católica, el párroco iniciaba la lectura de un comunicado donde asentaba que fue acusado injustamente de haber violado al joven que lo acusó y por el que estuvo al escrutinio de las autoridades, la sociedad y su propia congregación, mientras eso sucedía un grupo de apoyo a Lenin arribó a las instalaciones.

El sacerdote leía “Desde el primer momento en que tuve conocimiento de las acusaciones que hicieron en mi contra por hechos cuestionables y condenables, acudí a la autoridad encargada de procuración de justicia para manifestar la verdad de los hechos ante la acusación grave que puso en entredicho mi persona y mi ministerio”.

Mientras tanto, con cartulinas y en medio de gritos se exigía justicia ¡La Sotana no nos hace Santos! Decían mientras reclamaban al padre la presunta violación que se efectuó según el denunciante la noche del jueves santo para amanecer viernes.

De acuerdo con Lenin esa noche terminaron alrededor de la una de la mañana de hacer las actividades que desarrollaron por las fiestas de Semana Santa y como al siguiente tenía que estar a las 6 de la mañana decidió quedarse en el curato.

Junto con él se quedó un menor de edad quien se encontraba en estado alcohólico y al que presuntamente comenzó a tocar el sacerdote, por lo que fue increpado por Lenin quien dijo haber sido agredido por Pérez Méndez.

Destacó durante su relato que el padre lo golpeo y empujo, lo que hizo que perdiera el conocimiento, por lo que al otro día cuando despertó se vio envuelto en una escena que desconocía,  pero en la que aseguró había pruebas de que fue abusado sexualmente por el sacerdote.

Laura Antonio Zaragoza detalló que la mañana del viernes cuando arribó a catedral encontró a Lenin en la habitación del curato en medio de heces fecales, vómito y sangre en el piso, además de un desorden generalizado en la habitación.

En ese momento busco al padre Carlos sin embargo no lo encontró, hablando con la cocinera quien le informó acerca del desorden que también había en la sala donde se encontraron objetos con sangre y bebidas alcohólicas.

Por ello presumió luego de que conoció la declaración de Lenin que sí sucedieron los hechos como el joven lo relata, por lo que ha decidido renunciar a las funciones que desempeñaba dentro de la Catedral Metropolitana.

El grupo de jóvenes y feligreses católicos advirtió que buscará hacer llegar al Papa Francisco una carta al vaticano para pedir la destitución del sacerdote, pues no quieren que llegué a servir como párroco algún otro templo por miedo a que cometa el mismo delito con otros jóvenes.

Advertisements