Cierran justo cuando el sur de California entra en una ola de calor

Después de detener el derrame de aguas negras, originado en las calles 6 y Mission Road del centro de Los Ángeles el lunes pasado, equipos de servicios públicos de la Ciudad y contratistas privados han iniciado la limpieza del área contaminada.

Funcionarios de salud ambiental estimaron que se derramaron 2.4 millones de galones de aguas negras que se fueron al río Los Ángeles y a las playas de Long Beach, lo que llevó al cierre de las playas en Long Beach que aún no han sido abiertas al público y no hay fecha precisa para su apertura.

Algunas playas del condado de Orange, como Seal Beach entre San Gabriel River Mouth y Anaheim Bay, también fueron cerradas a nadadores y surfistas como medida de precaución, ya que mientras se llevaba a cabo los trabajos de reparación de la tubería rota, seguía el derrame de las aguas negras.

Las calles y aceras alrededor de esta zona así como las alcantarillas y  los canales hacia el río Los Ángeles serán lavados a presión y desinfectados, según informó el Departamento de Servicios Públicos.

El derrame ocurrió el lunes 18 de julio alrededor de las 2 de la tarde, cuando una tubería de drenaje de cinco pies de ancho se colapsó en el lugar.

Los pedazos taparon el tubo y provocaron la salida de las aguas negras en el área. Durante dos días, equipos de Sanidad, del Buró de Ingeniería y el Buró de Contratos de Administración trabajaron contra reloj para contener el flujo de las aguas contaminantes.

La causa de la falla en la tubería aún no se determina pero se lleva a cabo una investigación. La tubería que se rompió data de 1929. En la Ciudad, hay 6,700 líneas de drenaje, y por largo tiempo, no ha habido grandes rupturas.

¡Prepárese! Vuelve el calorEl agradable clima que hemos sentido en las últimas semanas se acaba a partir de este miércoles, porque el termómetro subirá por arriba de lo normal para el fin de semana.

Según el Servicio Nacional del Tiempo, para el viernes, las temperaturas alcanzarán entre los 95 y 105 grados. Por las noches, estarán por arriba de los 70 grados, a merced de la niebla marina.

Se pronostica que el clima caluroso permanecerá en las áreas interiores hasta el martes de la próxima semana, mientras que en las zonas cercanas a la playa, el calor comenzará declinar a partir del domingo.

Las personas que trabajan a la intemperie, deberán extremar precauciones para no deshidratarse o adquirir otras enfermedades propias del calor.