Ayer domingo en Cleveland, Ohio, no muy lejos de donde esta noche la Convención Nacional Republicana ungirá a Donald Trump como candidato oficial a la presidencia de Estados Unidos, 100 mujeres y el fotógrafo Spencer Tunick se manifestaron con un desnudo colectivo.

Armadas con nada más que espejos circulares, en un estado donde el desnudo público está penado, el centenar de voluntarias protagonizó sobre un terreno privado en el que no pudieron irrumpir las autoridades la pieza titulada “Everything she says means everything” (Todo lo que ella dice significa todo).


La sesión se mantuvo hasta el último momento en una dirección secreta para mantener seguras a las voluntarias. Para esta sesión limitada se inscribieron alrededor de mil 800 candidatas, todas convencidas de su franca oposición al discurso segregacionista del magnate conservador.
“Trump y (Mike) Pence están dando a muchos en los Estados Unidos la idea que está bien odiar”, se puede leer en la página de internet del fotógrafo, la cual recopiló los testimonios de las protagonistas.
“Como estadounidense de primera generación, quiero demostrar que cualquier persona merece la oportunidad de venir aquí. Como ser humano, quiero levantarme contra Trump y otros republicanos cuyo discurso de odio hacia las mujeres, los inmigrantes, las personas LGBT y todos los ‘demás’ está envenenando a la nación”, declaró una voluntaria hispana previo a la sesión.
“Mi participación será en contraste con muchos ideales republicanos con respecto al uso del cuerpo de la mujer. Mi cuerpo es mío y yo elijo la forma en la será usado, desde el aborto hasta posar desnuda públicamente”, expresó una participante que se dice sobreviviente de una violación.
“Las personas deben se tratadas como iguales y desde las elecciones de 2012 el Partido Republicano se ha movido mucho a la extrema derecha al grado de que no puedo quedarme con los brazos cruzados sin hacer mi parte para educar y hacer frente a su postura racista, misógina, patriarcal y xenófoba”, dijo otra voluntaria criada como cristiana y conservadora.
Previamente Tunick expresó su postura discorde con el discurso de Donald Trump. “No debería haber una retórica del odio en una elección presidencial. Yo tengo dos hijas y una esposa y, como artista, no puedo solo votar. Tengo que hacer algo”, dijo el artista de la lente en junio pasado.

Redacción El Universal

Advertisements